Montoro da un voto de confianza a CLM y le deja endeudarse 500 millones

Luis J Gómez
-

El responsable de Hacienda, Arturo Romaní, confirma que ya está en contacto con entidades financieras para conseguir el dinero «y pagar cuanto antes»

Montoro da un voto de confianza a CLM y le deja endeudarse 500 millones - Foto: Juan Lázaro/ICAL


El consejero de Hacienda de Castilla-La Mancha, Arturo Romaní, traía ayer en su cartera buenas noticias de Madrid. Confirmó que el Ministerio de Hacienda va a autorizar a la comunidad que se pueda endeudar algo más de 500 millones de euros. Esta autorización, que se hará pública en el próximo Consejo de Ministros, llega como agua de mayo para la región, que lleva ya más de un año 'castigada' sin poder endeudarse por no haber podido controlar su déficit desde el año 2010.
«Vamos a tener la posibilidad de endeudarnos en una cifra de hasta 500 millones de euros», confirmó Romaní a la entrada del Ministerio de Hacienda, momentos antes de comenzar la Conferencia de Política Fiscal y Financiera de ayer. Una reunión entre Moncloa y las autonomías en la que, no obstante, no se trató el asunto castellano-manchego. Como confirmó el propio ministro Montoro, la de ayer fue una Conferencia de urgencia para tratar el tema de déficit y su limitación al 1,5% del PIB para este año a las comunidades.
Pero volviendo a la autorización para que Castilla-La Mancha pueda endeudarse, que se hará oficial este viernes, el consejero se mostró interesado en poder abonar las facturas pendientes en el menor tiempo posible y por eso ya está trabajando con entidades financieras para conseguir ese dinero. «Se han empezado los primeros contactos y esperemos que den resultados y poder pagar cuanto antes», anunció.
La situación de Castilla-La Mancha es única en comparación con las del resto de autonomías y por eso, el consejero no entró en la guerra que han abierto las demás regiones sobre flexibilizar los mandamientos de austeridad. Es más, como el resto de comunidades del PP, la región voto «sí» a la citada limitación del déficit para 2012 en el 1,5%, aún cuando cerró 2011 como la región con mayor nivel de déficit, en torno a un 7%.
Castilla-La Mancha también concluyó 2010 como la comunidad con mayor déficit, superando el 6%, y por ese motivo la ministra de Economía de entonces, la socialista Elena Salgado, le prohibió endeudarse. Es decir, que ya no se podía acceder a crédito de entidades financieras.
Esa prohibición no afectó demasiado en la primera mitad del año, porque el anterior Gobierno socialista tenía unas autorizaciones previas de deuda que no había activado y que fue sacando en los primeros meses de 2011. A la vez, el Ejecutivo de Barreda fue planteando planes de reequilibrio financiero al Ministerio que nunca se llegaron a aprobar, por lo que tampoco se levantó la prohibición de endeudarse.
La llegada de Cospedal a la Junta trajo el conocido Plan de Garantías, con dos tandas de ajustes que prevén un ahorro mayor de 2.000 millones de euros con medidas como reducir el salario a los empleados públicos, aumentarles su jornada laboral o permitir la colaboración privada en la gestión de algunos hospitales. Esas medidas antidéficit van en el Plan Económico Financiero que presentó Castilla-La Mancha al Ministerio en el mes de enero. Se suponía que hasta que no se aprobara este Plan, la región no podría endeudarse. Sin embargo, Cristóbal Montoro ha decidido acelerar el procedimiento y ha levantado el castigo a la Junta antes de tiempo.

Premio anunciado. El ‘premio’ que ha dado el ministro a Castilla-La Mancha ya se venía barruntando desde hacía unos días. La propia presidenta de Castilla-La Mancha declaró el pasado jueves en las Cortes regionales que se iba a levantar la prohibición en breve por haber hecho bien los deberes. Hasta Cristóbal Montoro tuvo buenas palabras para el proyecto diseñado por la Junta en la visita que hizo a Toledo a principios de año.
El Plan Económico y Financiero no se aprobó ayer en Madrid porque ni siquiera se puso sobre la mesa en la que se congregaron el ministro y los consejeros de todas las autonomías. «El Plan Económico hoy no ha podido ser porque se ha convocado la reunión con mucha urgencia», corroboró Arturo Romaní. El consejero castellano-manchego le quitó importancia a este trámite administrativo porque lo que le importaba en la práctica es que ya tiene margen de maniobra: «Lo fundamental es pagar a los proveedores y lo importante del plan es que sea necesario para tener liquidez y pagar».
Además de contar con la autorización de endeudamiento, Romaní sacó otra buena noticia de la reunión de ayer. «Venimos a acordar un mecanismo para pagar a los proveedores», señaló, «en Castilla-La Mancha tenemos un problema con el pago a los proveedores y es lo que vamos a resolver hoy». Juntando el dinero que llegará vía endeudamiento con las entidades bancarias y el que se podrá recibir por el Instituto de Crédito Oficial (ICO), el consejero espera que la situación de Castilla-La Mancha cambie a mejor: «Si conseguimos pagar vía ICO y conseguimos obtener autorización de endeudamiento, queda resuelta la cuestión».