Escocia marca el camino para vencer a la despoblación

L.G.E.
-

Los representantes de Ciudadanos y Unidas Podemos coinciden en un debate en poner a Escocia de ejemplo de éxito por haber promovido una fiscalidad que beneficia al medio rural

El debate clausuró el Encuentro de Pueblos y Ciudades por la Sostenibilidad - Foto: David Pérez

Participaban en un debate que usó como lema ‘Elecciones en verde’ y quizá por eso miraron a Escocia. Lo hicieron cuando abordaron el tema de la despoblación del medio rural en uno de los bloques sobre los que esta tarde debatieron en Toledo cuatro representantes de PSOE, PP, Unidas Podemos y Ciudadanos. El debate, que miraba ya a la próxima cita con las urnas, clausuró el Encuentro de Pueblos y Ciudades por la Sostenibilidad. Y es que la política medioambiental lo impregna casi todo, desde el diésel a la agricultura, la cooperación, la caza, el agua, la pobreza infantil o el Cambio Climático.
«Hay ejemplos de éxito que tenemos que copiar», expuso José Luis Martínez, que fue el portavoz de Ciudadanos en la Comisión del Cambio Climático. Dijo que en las zonas rurales de Escocia han dado resultado las medidas de financiación, de dinamización económica y turismo. Por eso la formación naranja propone una reducción del 60% del IRPF para quien se establezca en los núcleos rurales y cuotas muy reducidas para jóvenes y mujeres. Además tienen en mente un plan de reforestación que dará empleo a 5.000 personas y que permitirá plantar 500.000 árboles, como para ocupar la provincia entera de Pontevedra.
Se mostró muy preocupado de que la pérdida de población también se note en ciudades medianas y algunas capitales de provincia. Por eso él apuesta por fijar población «fortaleciendo las ciudades intermedias». Apuntó que también eso forma parte del modelo de Escocia.
También el representante de Unidas Podemos miró al norte del Reino Unido. Juantxo López Uralde, cofundador de Equo, se refirió a Escocia como un ejemplo exitoso de «cambios en la fiscalidad para que el medio rural pueda subsistir». Fue muy crítico a la hora de analizar la situación de la España vaciada. «España sigue siendo un país de caciques y esto hay que decirlo porque parece que nada de las medidas políticas y de las connotaciones sociológicas tienen que ver con la situación», comentó.
Uralde cree que «hay quien quiere que esa España esté vacía porque quiere un territorio sin gente, sin habitantes, donde determinados proyectos pueden llevarse adelante de manera más sencilla». Se refirió a las macrogranjas, pues indicó que en estos momentos hay más cerdos que personas. También   sacó a colación los proyectos de minería abierta. Dice que podría dar un ejemplo por territorio y habló de oro en Galicia, feldespato en Ávila o litio en Cáceres. El representante de Ciudadanos le replicó que la «despoblación en España empezó en los 50, no es un problema de vacas y purines».
Un cambio de mentalidad. El representante del PP, Alberto Casero, es el secretario ejecutivo de su partido de Medio Ambiente y además alcalde de Trujillo (Cáceres). Él cree que la Administración ha hecho un esfuerzo por llevar servicios a todas las zonas. Cree que la clave está en un cambio de mentalidad. «Por parte de muchos sectores, parecía que vivir en el medio rural era vivir en un mundo atrasado, mientras que vivir en la ciudad era hacerlo en el mundo moderno», expuso. Él defiende que se haga pedagogía para que aquel que termine una carrera se visualice no solo en un rascacielos, sino también en el medio rural.
La presidenta del PSOE, Cristina Narbona, apuesta por potenciar las «mancomunidades de municipios pequeños»y que intervengan en el desarrollo local las diputaciones y los grupos de acción. También apuesta  por aprovechar la biomasa residual «como fuente energética, que da valor al monte y reduce el riesgo de incendios».