Un tercer intento definitivo

SPC
-

May redobla los esfuerzos para que el Parlamento vote antes del próximo miércoles a favor del acuerdo de salida de la UE pactado entre Londres y Bruselas, a pesar de los dos rechazos previos

Un tercer intento definitivo - Foto: Neil Hall

A la primera ministra británica, Theresa May, le quedan pocos días para intentar persuadir a los parlamentarios, en un tercer intento,  para que apoyen su acuerdo del Brexit con la Unión Europea después de que lo hayan rechazado previamente en dos ocasiones. 
La Cámara de los Comunes volverá a someter a votación el Tratado de Retirada antes del próximo miércoles para, en el hipotético caso de que esta vez reciba el sí, tratar de convencer a los Veintisiete al día siguiente para que, por unanimidad, aprueben un aplazamiento de la fecha de salida, conseguir que esta moratoria sea breve y les evite concurrir a las elecciones al Parlamento Europeo del próximo 26 de mayo. 
Los diputados conservadores y del Partido Unionista Norirlandés están buscando más garantías legales sobre el acuerdo. Por su parte, el ministro del Gabinete, David Lidington, indicó que había «verdadera impaciencia» en Europa y, a menos que los parlamentarios acordaran un acuerdo, la UE podría buscar un retraso de más de un año. Es más, el presidente del Consejo Europeo Donald Tusk sugirió que el bloque comunitario podría estar abierto a una larga extensión «si el Reino Unido considera necesario repensar su estrategia sobre el Brexit», mientras el ministro holandés Mark Rutte afirmó que el acuerdo es «el único» que está sobre la mesa. 
Por su parte, la Comisión Europea (CE) adelantó que la petición de extender el período para salir del bloque comunitario se tratará en la cumbre de líderes que se celebrará en Bruselas el próximo jueves y viernes, «dando prioridad a la necesidad de garantizar el funcionamiento de las instituciones de la UE y teniendo en cuenta las razones y la duración de una posible extensión de la negociación».
En la enmienda aprobada por la Cámara de los Comunes el pasado jueves, el Gobierno se compromete a intentar acordar con la UE una extensión corta, fijando como nueva fecha límite el 30 de junio. Para ello, pone como condición a los diputados que para el 20 de marzo hayan aprobado el acuerdo del Brexit. Si la sede legislativa insiste en rechazar dicho pacto, entonces el Ejecutivo procurará conseguir de la UE una prórroga larga. Pero en ese caso, alertó el Gabinete de May, el Reino Unido tendrá que celebrar las elecciones europeas del próximo 26 de mayo. 
El Parlamento se ha negado hasta dos veces -la última esta misma semana- a aprobar el acuerdo del Brexit negociado por Londres y Bruselas.
Sin embargo, la primera ministra sigue siendo optimista y redoblará los esfuerzos para lograr que la Cámara vote a favor de una salida ordenada de Europa y en el menor tiempo posible. Veremos si lo consigue.