La cuarentena les atrapó en Talavera en una autocaravana

Carlos Bonilla (EFE)
-

Carlos y Charo 'sufren' el confinamiento como el resto de españoles pero a diferencia de ellos, lo hacen en su autocaravana y en el lugar reservado para estos vehículos, junto al parque de Bomberos. «Éramos muy libres y ahora estamos muy encerrados»

La cuarentena les atrapó en Talavera en una autocaravana - Foto: Manu Reino

Carlos y Charo, autores del blog ‘La Gaviota Viajera’, están viviendo el confinamiento de una forma «muy atípica», pues hace año y medio vendieron todas sus propiedades para comprar una autocaravana con la que recorrer el mundo y, tras haber viajado de una forma «muy libre», ahora se sienten «muy encerrados».
En una entrevista concedida a la Agencia Efe, este matrimonio de origen toledano -ella era pediatra en Talavera de la Reina y él trabajaba de secretario en el Ayuntamiento de Oropesa-, explica cómo el COVID-19 les ha obligado a «aparcar su casa» en Talavera de la Reina, donde ya llevaban un mes antes de decretarse el tiempo de alarma, por un tiempo indefinido.
«La situación en concreto para nosotros es muy peculiar. Diseñamos nuestra vida para ser libres, nos desprendimos de todo lo que teníamos, lo vendimos todo y nos hemos dedicado a viajar por el mundo de forma muy libre, pero ahora, estamos muy encerrados», aseguran a Efe.
Así, explican cómo antes estaban acostumbrados a «abrir la puerta de la autocaravana y salir a la calle», algo que ahora, como el resto de españoles, no pueden hacer, y sostienen que cumplen las normas «de una forma muy rígida».
Esta pareja de blogueros, que ha hecho de las redes sociales sus principales armas de trabajo, asegura que antes del estado de alarma, todos los días publicaban en redes y salían a documentar, por lo que afirman que es «una vida muy activa y al mismo tiempo muy divertida».
Sin embargo, aseveran que ha sido complicado adaptarse y que «lo único» que les presiona ahora «es no saber qué va a terminar pasando, cuánto tiempo estaremos así, además ahora hay que añadirle las altas temperaturas, en verano».
conocen bien talavera. Respecto al que es su destino de momento para un tiempo indefinido, afirman que lo conocen bien porque lo visitan una o dos veces al año y añaden: «Sobre todo en cambios de temporada, después de recorrer diferentes lugares de Europa volvemos siempre a disfrutar unos días de España y de Talavera de la Reina».
«Evidentemente el estado de alarma ya lo veníamos venir. En ese momento, nosotros estábamos planificando un viaje de nueve meses hacia la zona de los países nórdicos», apunta esta pareja que, por el momento, no tiene fijado su próximo destino.
Así, Carlos y Charo tienen claro que tendrán «mucha precaución hasta que salga la vacuna» y apuestan por «esperar a que las cosas se calmen», aunque sospechan que, por lo pronto, no podrán salir de España.
Por ello, planean que, cuando se pueda, su primer destino será «el norte de España, Asturias o Galicia», y si es posible a un área donde se pueda enchufar la autocaravana, porque ahora tienen que estar «pendientes de las cargas, sin derrochar luz y para llegar al final de la noche hay que tener cuidado».
Tras más de cuarenta días aparcados frente al parque de bomberos de Talavera de la Reina, la pareja relata cómo es la experiencia de tener unos vecinos tan particulares: «Llevábamos más de un mes aparcados aquí en la Talavera de la Reina. Al principio los veíamos pasar, pero ni nos saludábamos, pero cuando llegó el confinamiento la cosa empezó a cambiar, ellos sacaban sus vehículos a la puerta del parque de bomberos y aplaudíamos juntos. Así se empezó a establecer una relación de simpatía».
«Cuando pasan, nos tocan las sirenas y nos aplauden, es un gesto muy emotivo por parte de los bomberos de Talavera. Son nuestros maravillosos vecinos, y el día que nos vayamos de aquí, tendremos un punto de tristeza», admiten Carlos y Charo.