Peatonalizar Carlos V dependerá del estudio de tráfico

Á. de la Paz
-
Peatonalizar Carlos V dependería del estudio de tráfico - Foto: Yolanda Lancha

El concejal de Movilidad liga esta posibilidad con los consejos que proporcione un informe que se emitirá en 2019. Tranquilidad en el primer día de cortes

El concejal de Movilidad, Juan José Pérez del Pino, explicó que la posible ampliación de la peatonalización en el entorno del Alcázar, o cualquier cambio en este enclave, dependerá del estudio del tráfico de la ciudad que se prevé concluido a lo largo de 2019. En función de los dictámenes del informe, vinculado al Plan de Ordenación Municipal (POM), el Ayuntamiento de Toledo abordará los diferentes escenarios posibles. «Cualquier cosa que se hace en el Casco histórico repercute en otra zona del Casco», indicó Pérez del Pino.
El inicio de una nueva obra en la Cuesta de Carlos V alteró el tránsito habitual en la zona durante el primer día de trabajos. Los autobuses municipales que concluyen habitualmente su trayecto en esta vía tendrán como parada alternativa durante los próximos días la calle Gerardo Lobo. El responsable de Movilidad confirmó que el primer día de cortes de tráfico puntuales en las calles aledañas al Alcázar se resolvió sin incidencias reseñables entre los usuarios del servicio, más allá de los despistes lógicos por el primer día de cambio de paradas. Los agentes de movilidad consultados apuntaron a una jornada normal de tráfico de vehículos en esa área del Casco y no lamentaron ninguna novedad negativa de calado. El paso desde Zocodover hacia la Cuesta de los Capuchinos por Carlos V sigue permitido para taxis, residentes en la zona acotada y usuarios de los aparcamientos. Tanto el tren turístico como el autobús panorámico, cogen y bajan viajeros junto a la puerta de entrada del Museo del Ejército, en la calle de la Paz. «Si, excepcionalmente, alguien tiene que subir a algunos de los hoteles que hay, podrá hacerlo», contó el edil, quien detalló que alguien «les ayudará para que hagan las maniobras necesarias».
Las losetas de pavimento sufren un deterioro evidente por el paso constante de vehículos pesados, autobuses especialmente; también por las filtraciones que se producen por las precipitaciones. El objetivo del Ayuntamiento es tener la obra finalizada en «unas tres semanas», en torno al 8 o al 10 de abril. Si las condiciones del tiempo ayudan, y no aparece la lluvia, los plazos se cumplirán e incluso podrían acortarse. La intención de los responsables municipales es que los cortes se hayan resuelto antes del  inicio de la Semana Santa.