El agua en cuerpo y músculo

I.P.Nova / Toledo
-

El profesor de la Universidad de Castilla-La Mancha, Ricardo Mora, presenta un estudio en el que se relaciona la hidratación del músculo esqueleto y la recuperación de la glucosa en al sangre tras una deshidratación.

El profesor de la UCLM presentó un novedoso estudio realizado en el campus de Fábrica de Armas. - Foto: David Pérez

Cómo afecta la deshidratación al índice de glucosa en sangre. Qué efectos tiene el ejercicio físico en la contención de agua en el músculo esqueleto. Cuál es la participación del agua en el músculo cuando no está hidratado. Muchas fueron las preguntas que formuló ayer al comenzar su charla el profesor de la Universidad de Castilla-La Mancha, Ricardo Mora Rodríguez, durante su conferencia en el Congreso de la Hidratación celebrado en el Palacio de Congresos El Greco.
Durante su encuentro con más de un centenar de expertos, el especialista en nutrición deportiva, rehidratación y ayudas ergogénicas (no dopantes) respondió a todas las cuestiones basándose en un estudio que ha llevado a cabo en el campus de la Fábrica de Armas. Con sujetos sanos a los que  indujo un estado de deshidratación mediante ejercicio físico, el experto observó que cuanta más deshidratación se palpaba en el sujeto «se mantenía el índice de agua del músculo esqueleto y disminuía la glucosa».
Además, y tras un descanso de unos cuarenta minutos, el equipo de investigación de Mora requirió resaltar que los sujetos  recuperaban el volumen plasmático, a pesar de que no se dejara ingerir agua y estaban deshidratados, pero bajaba el nivel de hidratación del esqueleto muscular. A partir de estos resultados, Mora planteó al auditorio si el volumen del agua dentro músculo esqueleto influía en la recuperación de la glucosa en al sangre del sujeto.  
El experimento, además, lo repitieron sometiendo a los sujetos, durante el ejercicio físico, a una atmósfera de calor. En este caso, y debido a que se observaban diferencias respecto a sujetos no hidratados y con un descanso, el investigador defendió que estos estados de hidratación/deshidratación se debían a la hipotermia y no al agua en el músculo esqueleto. Por consiguiente desvinculó una científica relación entre el índice del agua en el cuerpo y la glucosa del cuerpo humano.
«El déficit del agua en el músculo esqueleto afecta al indice de glucosa durante el ejercicio pero no es definitivo», concluyó.