Historiografía femenina de los conventos toledanos

A.de Mingo
-
Historiografía femenina de los conventos toledanos

Investigadoras como Matilde Revuelta, Balbina Caviró, Palma Martínez-Burgos o Renata Takkenberg-Krohn han destacado por sus aportaciones a la historia, la iconografía o la fotografía de estos edificios

El estudio de los conventos toledanos -con la excepción de especialistas como Juan Nicolau y Carlos Vizuete-, se ha escrito mayoritariamente durante el último medio siglo con nombres de mujeres. Matilde Revuelta, Balbina Martínez Caviró, Palma Martínez-Burgos o Renata Takkenberg-Krohn, desde posiciones tan distintas como la museología, la investigación histórica o la fotografía, han aportado algunas de las grandes claves sobre estos espacios y su patrimonio, hoy en situación muy delicada.
Durante los años ochenta es posible destacar, en primer lugar, la coordinación del Inventario Artístico de Toledo que Matilde Revuelta coordinó para la Dirección General de Bellas Artes como directora del Museo de Santa Cruz. En esta minuciosa descripción de los bienes toledanos, incluidos los conventuales, participaron otras investigadoras de la ciudad, como Alicia Arellano. Al finalizar la década, la Real Fundación de Toledo, recientemente constituida, editó Conventos de Toledo, lujosa e insustituible aportación de Balbina Martínez Caviró.
Desde entonces, nuevas actuaciones por parte de la Real Fundación, el Consorcio y la Universidad de Castilla-La Mancha -incluyendo la exposición Celosías, comisariada por la historiadora del arte Palma Martínez-Burgos- han estado también en manos de mujeres, desde arqueólogas hasta fotógrafas como Renate Takkenberg, autora de miles de imágenes sobre estos espacios.