Mensajeros de la Paz seguirá en Las Benitas aunque se vacíe

M.G
-

Las cinco monjas benedictinas dejaran de residir en el Convento de la Purísima Concepción pronto, aunque no se sabe aún la fecha. La ONG continuará prestando labor en las dependencias de la antigua residencia universitaria

Mensajeros de la Paz seguirá en Las Benitas aunque se vacíe - Foto: Yolanda Redondo

Un cierre sin cerrojo. Las cinco religiosas de la comunidad benedictina que residen en el Convento de la Purísima Concepción, ubicado en la Bajada del Barco, se trasladarán a otras comunidades en Cuenca y Madrid y el edificio quedará vacío temporalmente, pero no tiene previsto el cierre definitivo. Según ha podido saber La Tribuna, la avanzada edad de las religiosas ha llevado a tomar esta decisión, pero  puede que pronto el convento vuelva a tener actividad porque la idea de la orden es trasladar a religiosas más jóvenes.  En cualquier caso, esta decisión no afecta a la actividad que mantiene la organización Mensajeros de la Paz allí para alojar en la zona de la antigua residencia universitaria femenina a familiares de pacientes ingresados en el Hospital de Parapléjicos.
Se trata de una mudanza que se intuía desde hace tiempo por  la escasez de monjas en este y en otros conventos y la avanzada edad de la comunidad. Las religiosas han confirmado a este periódico que se marcharán pronto, aunque aún no hay una fecha prevista porque el traslado está sujeto a una serie de trámites administrativos, entre otros. Sin embargo, insisten en que se queda vacío de momento, «pero permanecerá abierto» porque las religiosas  tienen pensado venir de vez en cuando desde Cuenca y Madrid hasta que se establezcan en Toledo monjas de la comunidad más jóvenes.
La marcha de esta cinco religiosas se suma al reciente cierre del convento de las Capuchinas debido al traslado de las monjas carmelitas a la sede que la orden mantiene en la ciudad, concretamente cerca de la Puerta del Cambrón.
El convento de la Purísima Concepción perdió algo de fuelle hace tres años con el cierre de su residencia universitaria femenina por falta de público tras gestionarla durante más de veinte años. La falta de residentes llevó a la orden a tomar esta decisión y a dar de baja esta actividad en las consejerías correspondientes en el primer trimestre de 2016. Con el cese de la residencia también se acabó su principal fuente de ingresos para el mantenimiento de este convento del siglo XV.
futuro. Aunque el convento no se habitará de momento, lo cierto es que sí continuará abierto el albergue que mantiene Mensajeros de la Paz para alojar a familiares de pacientes del Hospital Nacional de Parapléjicos. La ONGlleva varios años prestando esta labor en la provincia y contó desde el principio con una subvención del Gobierno regional para ayudar a los familiares con escasos recursos económicos.
La organización del Padre Ángel lleva veinte años trabajando en este programa que se puso en marcha en 1999 tras detectar los problemas económicos que tenían muchas familias para estar cerca de los suyos durante su ingreso en el centro hospitalario, ya que algunos se veían obligados a dormir en los coches sin tener posibilidades de asearse ni de llevar un vida normalizada durante meses.
La ONG aloja a una media de 120 personas al año en Toledo. Al parecer, el centro sanitario no dispone de convenio en sí  con Mensajeros de la Paz, pero sí facilita información para que los familiares puedan acudir a la entidad si lo necesitan. En este caso, mantiene un pequeño albergue en las dependencias de la antigua residencia universitaria del convento de la Purísima Concepción desde hace más de dos años.
La organización también estuvo prestando su labor en otra zona del edificio años antes, una vez que se trasladó el albergue ubicado en el Castillo de San Servando, pero las dependencias del convento necesitaban una reforma porque no reunían buenas condiciones y decidieron marcharse a la antigua residencia de Mocejón en 2011 tras el traslado de los residentes a Magán y Villaseca de la Sagra para ocupar las plazas vacías por efecto de la crisis económica. En esta localidad, el centro tiene capacidad para albergar a 21 usuarios.