Los niños vuelven a arropar a Jesús en la Borriquita

Lola Morán Fdez.
-

La procesión de la Borriquita de la Cofradía de la Entrada Triunfal de Jesús en Jerusalén ha congregado a numerosos talaveranos en el entorno de la Basílica del Prado, desde donde ha partido para dirigirse hacia el templo de La Colegial

Los niños vuelven a arropar a Jesús en la Borriquita - Foto: Manu_Reino

El Domingo de Ramos ha traído de nuevo a la ciudad una de las procesiones más participativas y donde los protagonistas principales son los niños. La procesión de la Borriquita de la Cofradía de la Entrada Triunfal de Jesús en Jerusalén ha vuelto a tomar los Jardines del Prado para realizar un recorrido que, por segundo año consecutivo, sale de este entorno para recorrer algunas de las calles más céntricas de la ciudad y concluir en un templo diferente al de partida.
Así, el cortejo procesional ha recalado en la iglesia de Santa María la Mayor, La Colegial de Talavera, desde su punto de partida en la Basílica del Prado. A las puertas de este templo se han arremolinado multitud de talaveranos al mediodía, hora prevista para el inicio de esta procesión. Sin embargo, no ha sido hasta casi media hora después cuando el paso ha salido por la puerta principal del templo, ante la expectación de los que se habían congregado en este punto de partida de la procesión de la Borriquita.
Un total de 24 costaleros han sido los encargados de cargar con el paso principal, de 820 kilos de peso, 5,40 metros de alto, 4 de largo y 2 de ancho. Unas dimensiones que cada año obligan a salir de rodillas de este templo a quienes tienen el privilegio de portar un paso con la imagen de Jesús a lomos de la borriquita como pieza central, a la que se suman la talla de un niño que tira de la soga del animal y su madre, con indumentaria hebrea y acompañada de un bebé en brazos, complementado con las palmas tradicionales de este día.
Los penitentes, ataviados con hábitos granates con cíngulo amarillo, han precedido al paso en este caminar por los Jardines del Prado. La Cruz de Guía ha sido la primera en atravesar el pórtico de la Basílica, seguida por un grupo de pequeños cofrades portando la talla del Niño Jesús, ataviada como ellos con la túnica granate, y otros tantos detrás con las palmas que simbolizan este Domingo de Ramos.
La salida del paso principal ha despertado el aplauso de los que han presenciado la complejidad de esta maniobra de los costaleros, tras la que ha arrancado el tradicional Himno de España, interpretado por la Banda de Cornetas y Tambores ‘Tres Caídas’ de la localidad de Novés.
Los músicos han acompañado el cortejo procesional a lo largo de todo el camino, que ha atravesado este año la Feria del Libro, cuyas casetas están instaladas en el trazado por el que discurre habitualmente esta procesión, en torno a la fuente de las Ranas de los Jardines del Prado.
El cortejo procesional ha continuado su marcha por calles como Gregorio Ruiz, plaza de la Alameda y Sol hasta recalar en el corazón de la ciudad, en pleno Casco antiguo, con el fin de completar su recorrido en La Colegial más de dos horas después de iniciarse esta procesión de la Borriquita.