Julián Garvín pone en valor Talavera en un emotivo pregón

Leticia G. Colao
-

El periodista talaverano concentró recuerdos, sentimientos, bondades y necesidades de la ciudad destacando, «como dijo Cervantes, que es la mejor tierra de Castilla»

Julián Garvín pone en valor Talavera en un emotivo pregón - Foto: Manu_Reino

San Mateo 2019 se estrenó en la noche de ayer con un pregón emotivo, cargado de recuerdos y vivencias del periodista y poeta talaverano Julián Garvín, encargado de iniciar oficialmente las Ferias de septiembre. Allí se dieron cita muchas novedades, la primera y más evidente, la nueva Corporación Municipal con la alcaldesa, Tita García Élez a la cabeza, que vivía por primera vez unas ferias como la más alta autoridad municipal. También se evidenciaron algunos cambios como el ‘paseíllo’ más corto tras el alumbrado artístico.
Pero el pregón, y los conciertos de la primera noche de ferias fueron los grandes protagonistas. Julián Garvín se dirigió a una plaza de la Comarca completamente abarrotada, nervioso y emocionado a parte iguales, y con la «responsabilidad» de hablar y no aburrir cuando juegas en casa. En una magnífica intervención, destacó las bondades y las necesidades más acuciantes además de la unión de Talavera con su comarca.
El periodista de Kiss FM, director de Comunicación e Informativos de la cadena, destacó el orgullo de pregonar unas ferias en Talavera, «quizá el más grande que haya tenido y vaya a tener en mi vida», dijo. Así, puso en valor su ciudad, Talavera, «como dijo Cervantes, la mejor Tierra de Castilla» y destacó un talaveranismo que «practica» siempre que puede.
Julián Garvín pone en valor Talavera en un emotivo pregón Julián Garvín pone en valor Talavera en un emotivo pregón - Foto: Manu_ReinoSus recuerdos de las ferias centraron las primeras palabras ante sus vecinos. «Este olor que hay hoy aquí me trae recuerdos imborrables de tiempo en familia, de puestos y atracciones, de casetas y paseos infantiles».
Tras ello, hizo un detallado repaso de las singularidades de Talavera, «una de las ciudades más importantes de España en aspectos comerciales, turísticos, aquellos que tienen que ver con las letras y la cultura, la cocina y también el deporte» y, por supuesto, en la artesanía del barro, «grabado en nuestro ADN talabricense», dijo.
Como buen amante de la cerámica, Garvín aseguró que es «el pilar sobre el que descansa nuestra identidad como ciudad» y mostró su admiración más profunda para los profesionales que han conseguido que las raíces más importantes de Talavera sean artesanas. También artesanal, aunque en otra variedad, destacó la profesión de herrero de su padre y abuelo, lo que unió a sus recuerdos en el taller de la calle Barrionuevo.
El patrimonio local tuvo un papel destacado. Las murallas y las torres albarranas, «de las más imponentes del mundo»; el rosetón de La Colegial; «la reina» de las Basílicas o los puentes sobre el Padre Tajo, un río solidario para el que también pidió sostenibilidad.
El toque reivindicativo llegó al recordar los grandes problemas que sufre la ciudad. Además del río, Garvín aconsejó «seguir pidiendo a gritos ese tren que merece Talavera, plantar cara a la precariedad laboral y la falta de oportunidades» ya que, añadió, «Talavera es rica en su entorno, sus gentes y sus tradiciones».
Y para alzar más la voz sobre las necesidades de la ciudad y «que este mensaje cale hondo en las conciencias de quienes más pueden ayudar», recordó la importancia de la prensa local, un guiño a los compañeros especialmente aplaudido.  En sus palabras, el periodismo local «es el medio para amplificar todos nuestros mensajes, es el testigo y narrador de nuestra historia».
La comarca, y sus recuerdos en Talavera La Nueva, Pepino, Gamonal, Mejorada o Segurilla, la Sierra de San Vicente o Gredos, formaron parte de su emocionada intervención con ‘vivas’ incluidos que finalizó, como no podía ser de otra manera, con una poesía homenaje al talaverano RafaelMorales en el centenario de su nacimiento.


«Embajadores». Tras él, y antes de los fuegos artificiales, fue la alcaldesa de Talavera, Tita García Élez, la que tomó la palabra, agradeciendo a Garvín un pregón «cargado de sentimientos y vivencias». En su opinión, es «garantía de éxito que se elija a gente de aquí, de la tierra, no porque sean gente ilustre, sino porque son embajadores de Talavera fuera de su casa siempre».
Así, y a pesar de las dificultades, dijo, animó a «salir a la calle a disfrutar en convivencia y desde el respeto». En sus primeras ferias como alcaldesa, ha recordado cómo las ha vivido también montando y gestionando casetas como estudiante universitaria y como secretaria de Juventudes Socialistas. Ahora, lo hace «desde la responsabilidad de hacer unas buenas ferias e intentando poner a Talavera en lo más alto para que todo el mundo las pueda disfrutar».