Dos semanas sin ducharse y sin la rehabilitación adecuada

Redacción
-

El Defensor del Paciente denuncia la situación de una mujer que sufrió un ictus el 26 de febrero y no está recibiendo una correcta atención sanitaria ni higiénica en el hospital Virgen de la Salud

Dos semanas sin ducharse y sin la rehabilitación adecuada

«Mi madre sufrió un ictus el pasado 26 de febrero, lleva una semana en habitación y dos sin ducharse porque las duchas compartidas que hay en la planta no disponen de ningún tipo de medio material ni técnico para el aseo de este tipo de pacientes, y son unas 12 habitaciones, todas con pacientes de ictus (tres por habitación). La ducha se compone de una silla de jardín, un taburete oxidado, y una silla de bar rota». Así comienza la reclamación que ha interpuesto a través del Defensor del Paciente un familiar de una mujer ingresada en el hospital Virgen de la Salud. El comunicado, hecho público ayer por la presidenta de la asociación, Carmen Flores, continúa denunciando que «el hospital y su mobiliario está en condiciones lamentables. Siendo una paciente de ictus con las extremidades del lado derecho inmovilizadas, está en una cama que ni siquiera se eleva o se baja de altura», afirma el familiar del paciente que resignado, afirma que se ve obligado a pensar en un traslado a un centro privado para que la paciente reciba una mejor atención. «Es indignante, y siento una impotencia tan grande que me veo obligado por su salud a llevarla a un hospital privado sin disponer apenas de recursos económicos más que disponer de un crédito personal para poder ingresarla en un hospital decente», sentencia.
El Defensor del Paciente, por su parte, no duda en calificar estos hechos como «otra vergüenza más de la situación sanitaria», que incumple «la dignidad» y su «aseo personal» como si «en tiempos de campaña de guerra se tratara».
Por todo ello, exigen al Gobierno de Castilla-La Mancha que tome medidas cuanto antes, ya que, afirman, «están poniendo en riesgo la vida de personas». Y es que, la paciente en cuestión debería recibir dos horas diarias de rehabilitación y únicamente, afirman, recibe media hora al día.
«No tenemos palabras para calificar este hecho, la indefensión de los pacientes y familiares que tienen que soportar esto sin atreverse a protestar», señalan desde el Defensor del Paciente para finalizar afirmando que «esperemos que se tomen de inmediato las medidas oportunas para que los hospitalizados tengan la decencia de estar en sitios limpios y bien atendidos».