scorecardresearch

El Salto del Caballo, catedral del fútbol y... de la fe

Redacción
-

Una Eucaristía en el Salto del Caballo presidida por el arzobispo Francisco Cerro da la bienvenida a la Escuela de Cofrades y sirve de encuentro de las cofradías de Toledo tras dos años sin procesiones por la pandemia de la Covid-19

El Salto del Caballo, catedral del fútbol toledano, se convirtió en la tarde del sábado en la catedral de la diócesis y de la fe. El arzobispo de Toledo, Francisco Cerro Chaves, ha presidido una Eucaristía vespertina de domingo en el estadio de fútbol del Salto del Caballo, que servirá de inicio de curso, al tiempo que dará la bienvenida a la nueva Escuela Cofrade Diocesana. «No somos cristianos de sacristía, sino de calle», aseguró el prelado toledano.

Ante más de 2.000 cofrades se ha celebrado en el campo de fútbol del 'Salto del caballo' , el inicio del curso cofrade organizado por la Junta de Cofradías y Hermandades de Semana Santa de Toledo. El acto ha concluido con una Eucaristía presidida por el señor Arzobispo y concelebrada por 11 sacerdotes, ante siete de las imágenes que procesionan en la Semana Santa Toledana y ante los estandartes de las Cofradias y Hermandades de la Semana Santa Toledana y pueblos de la provincia, incluida alguna de gloria, como la de la Virgen del Rocío. Entre las imágenes presentes se encontraban la del Cristo de la Humildad, que nunca había salido a este tipo de eventos, el Cristo del Amor, el Cristo Cautivo del Polígono, el Cristo de la Buena Muerte, el Cristo de la Caridad, la Oración en el Huerto, y la Virgen del Amparo, de la parroquia de San Ildefonso.

Antes, y presentado por un matrimonio de las Cofradías de las Angustias y del Rocio, el público presente ha asistido a varias actuaciones y un testimonio de un matrimonio madrileño que esperan su cuarto hijo.

Durante el acto de traslado al altar del Cristo de la Humildad y de Nuestra Señora del Amparo ha participado la banda de cornetas y tambores del Cristo Cautivo. Ambas imágenes han flanqueado el presbiterio situado en el centro del terreno de juego desde donde el arzobispo de Toledo ha oficiado la Eucaristía

El Salto del Caballo, catedral del fútbol y... de la feEl Salto del Caballo, catedral del fútbol y... de la feEn su homilía, el arzobispo ha dado las gracias al Toledo por ceder el campo, que ha denominado 'catedral' para la celebración de esta Eucaristía. También ha hecho referencia a lo que no debe faltar nunca en una cofradía:una imagen, un culto y caridad.

Y nunca olvidarse que la familia es la primera cofradia, que no debemos.quedarnos en las iglesias y que hemos de salir a las calles y estar entre las gentes

Al concluir ha dado.las gracias a José Antonio Jiménez 'Quillo', párroco de San José Obrero y consiliario del Cristo Cautivo, a la Junta de Cofradías y a los jóvenes cofrades voluntarios, que además han pasado la colecta para Cáritas diocesana. También al coro Arciprestal y de la parroquia de San Julián.

El Salto del Caballo, catedral del fútbol y... de la feEl Salto del Caballo, catedral del fútbol y... de la feAl incio del acto acudió la alcaldesa de Toledo, Milagros Tolón.