«No es un día para hablar de fallos»

J. M. Loeches
-
«No es un día para hablar de fallos» - Foto: Yolanda Redondo

El técnico del CD Toledo, Manu Calleja, asegura que vivieron un fin de semana difícil y que la acción de Machuca marcó un partido ante La Roda en el que tuvieron posesión sin profundidad

El análisis de Manu Calleja sobre la derrota ante La Roda en el Salto del Caballo estuvo marcado, sin remedio, por el estado de salud de Chato. Para el entrenador del CD Toledo no era un día «para hablar de fallos» a pesar de que resume en encuentro en la acción de contragolpe que costó la expulsión de Machuca y cuya falta acabó siendo el germen del tanto de los albaceteños.
El cántabro reconoce que su equipo tuvo «mucho dominio pero sin muchas aproximaciones». Sobre esa acción decisiva, considera que quizás sea amarilla y no roja, pero piensa que «la tensión y la cabeza no está bien puesta» en el saque de esquina que cuesta el 0-1. Además, dijo que «Tirso salió sin calentar y paró la primera».
Evidentemente, disculpa a Machuca, quizás la persona más cercana a Chato dentro del vestuario y, por eso, aseguró que «el otro día paró un penalti», aún reconociendo que «se precipitó al salir porque había dos compañeros y el balón iba al espacio». Y es que, para el Toledo y, en especial para Calleja, «ha sido uno de los fines de semana más tristes de mi trayectoria deportiva, y llevo 17 temporadas».
En cuanto al juego desplegado por los verdes, el entrenador repitió varias veces que su equipo «tuvo el balón y faltó profundidad», quizás porque se encontró con un rival «armado y que pareció que venía más a empatar que a sacar los puntos». De todos modos, piensa que «se deben respetar todos los planteamientos, y más porque les salió bien».
Por todo esto, el 0-1 le resulta «un desenlace cruel e inmerecido», pero «el fútbol a veces te da y otras veces te quita». Se queda Manu Calleja con que el CD Toledo sigue cuarto «y dependemos de nosotros mismos», así que estos días el objetivo será «levantar el ánimo y continuar».
Por lo demás, agradeció las iniciativas de parte de la afición de aplaudir durante un minuto para apoyar a Chato, que sigue hospitalizado, y contó que el padre del futbolista entró en el vestuario «y vino a animarnos». Por todo esto, el cántabro, entre lágrimas, aseguró que se va a dejar «la vida porque Chato venga con nosotros y nos vea jugar los ‘play off’ porque se lo merece».
lesionados. En el apartado de lesionados, Cifu fue sustituido porque estaba sobrecargado y habrá que cuidarle durante la semana. Preocupa más PepeDelgado, que también abandonó el campo por un problema físico. «Le reventaron el tobillo con un entrada que no tuvo ni amarilla», explicó Calleja. Habrá que ver cómo evoluciona el canario para saber si llega al encuentro en Casas Ibáñez.