Una nueva época

César Martín
-

Pedro Vega y Dong Liu se imponen sobre el barro en un Cross de Fuensalida que se reinventa

Una nueva época - Foto: Yolanda Redondo

El Cross del Calzado de Fuensalida regresó a la que siempre fue su casa y brindó a la afición fuensalidana una prueba de otra época. Y es que, el circuito ‘La Raya’ mostró su mejor perfil, adornado por la presencia de un sol radiante y cincelado por un viento frío que cercenaba los huesos y por un barro espeso que hizo crujir más de una pierna. En mitad de aquel cuadro irrumpieron Pedro Vega y Dong Liu, quienes, con aires imperiales, sumaron su primera victoria en la cita toledana.
Pero la XXVI edición del Cross del Calzado de Fuensalida fue un premio al atletismo de siempre. Cerca de 900 atletas de todas las edades y condiciones tomaron parte en una prueba que carece del caché de ediciones pasadas, pero que ayer recuperó la esencia de siempre. Con la novedad de la carrera popular y la repetición de la prueba de chupetines se dio el pistoletazo de salida a una jornada que vivió su punto álgido a las 13:25 horas.
En ese momento, se dio el pistoletazo de salida a la categoría absoluta y sénior, en la que se esperaba un intenso duelo entre Pedro Vega y Ángel Ronco. Concretamente, fue este último el que tomó los mandos de la carrera desde el primer metro dispuesto a imponer un ritmo devastador en el barro fuensalidano.
Sin embargo, el atleta de Guadamur no tardó en jugar sus bazas. Sabedor de la mayor punta de velocidad de Ángel Ronco, Pedro Vega cogió la cabeza y se dedicó a ir quemando naves pisada tras pisada. Así, en la segunda vuelta, la carrera se fraccionó, con los dos atletas toledanos al frente y un tercer invitado inesperado, Mohamed Bouda.
Así las cosas, el bargueño terminó acusando el esfuerzo de los primeros metros y perdió contacto con el tren cabecero, compuesto por Pedro Vega, en la sala de máquinas, y Mohamed Bouda, en el papel de vagón inseparable. Y es que, al corredor del Valdepeñas le costó dios y ayuda desembarazarse de su compañero de viaje. Hubo que esperar a la última vuelta para contemplar el último hachazo de Pedro Vega, suficiente para caminar con firmeza mientras el resto sudaba para avanzar por el resbaladizo barro.
De esta manera, el de Guadamur utilizó la recta de meta para levantar los brazos y saborear la victoria en una cita clásica y sobre un circuito mítico. Por detrás, Mohamed Bouda aguantó el arreón final de Ángel Ronco, que acabó tercero tras el también atleta promesa del CA Almaraz.

Campeona del Mundo. En la categoría femenina, no hubo color. El único que lució fue el verde del Bikila de Dong Liu. La campeona del Mundo de 1.500 metros en 1993 no encontró rival a lo largo de los 6.000 metros de la carrera. Desde el inicio, Dong Liu se escapó del resto y lo hizo para siempre. Por detrás, Patricia de la Llave y Verónica del Pino se repartieron el segundo y tercer puesto, respectivamente, en un XXVI Cross del Calzado de Fuensalida que ayer reunió motivos suficientes para pelear por una XXVII edición.
Eso sí, para la historia de la prueba fuensalidana quedó la alta participación, el espléndido día de atletismo en estado puro y un cuadro de héroes que abre una nueva época en el Cross del Calzado de Fuensalida.