La aceituna avanza una buena campaña pero sin mano de obra

Redacción
-

La presidenta de Asaja destaca que aunque el rendimiento está unos dos puntos por debajo de la media a estas alturas de la campaña, la producción superará la de años anteriores

El fin de la campaña del olivo ha contribuido al aumento del paro. - Foto: Tomás Fernández de Moya

Aún es pronto para hacer un cálculo certero de lo que puede deparar en producción la campaña de la aceituna en la provincia de Toledo, pero lo que sí parece claro es que va a ser «mejor que la del año pasado, que no fue buena campaña». Porque los olivos están cargados de frutos, no hay duda, aunque lo cierto es que su rendimiento está siendo más bajo.
De momento, avanza la presidenta de Asaja, Blanca Corroto, «va bien, hay muy buena calidad, aunque el rendimiento es bajo». Unos dos puntos menos, entorno al 20%,  de lo que suele ser normal a estas alturas de campaña, apunta Corroto. En próximas semanas se podrá ir afinando los cálculos de producción con vistas a buenas cifras, mucho más que el año pasado puesto que hay cooperativas que están recibiendo el doble de lo recogido otros años, pero las ‘amenazas’ climatológicas ya están ahí. «Las nieves dan pánico», señala Corroto, «porque se puede cargar el fruto».
La campaña está transcurriendo con total normalidad, sin enfermedades, «es una aceituna muy sana»,  aunque empezó algo tarde por lo que se va a extender hasta finales de febrero. En cuanto a las modificaciones que puede provocar el incremento de plantaciones de nuevas variedades como picual y arbequina, más allá de ampliar el periodo de campaña porque estas dos variedades maduran antes no existen ningún otro cambio.
Según las estimaciones que hace Cooperativas Agro-alimentarias Castilla-La Mancha, que también ahonda en la bajada de rendimientos, en la provincia de Toledo se trabaja con una  producción superior a 52.000 toneladas de aceite, frente a las 37.815 toneladas del año pasado, lo que supone un aumento medio de un 40%, el mismo porcentaje que la media regional.
«Y es que ya mediando el periodo de recolección de aceituna en Castilla La Mancha», indican desde Cooperativas, «se ha estimado la producción 2018/2019 en Castilla-La Mancha, situándose en un aumento cercano al 40% respecto a la campaña pasada, es decir, rondando las 146.000 toneladas de aceite, frente a las 105.873 de la campaña anterior».
 
Mano de obra. Y aunque no era algo imprevisto, porque la campaña de vendimia ya lo fue advirtiendo, la recogida de aceituna de esta campaña 2018/2019 en Toledo ha venido marcada por una escasa  mano de obra. «Nos estamos arreglando, claro», señala la presidenta de Asaja Toledo, Blanca Corroto, «pero las máquinas necesitan personas para que funcionen, van cojas que decimos».
Esta circunstancia, reconoce Corroto, no les ha pillado de imprevisto pero como no han podido remediarlo, los empresarios están llevando la campaña como pueden en este sentido. «No hay mano de obra para varear, poner las mantas,  conducir los tractores...», se lamenta Corroto que afirma que hay empresarios que han tenido que acudir a medidas técnicas de última hora como colocar paraguas en sus tractores sin que los olivos estén preparados para este tipo de recogida por no contar con mano de obra para la recogida.
Respecto a las razones de esta circunstancia, considera Corroto que «no hay ganas de ir al campo» y achaca a un repunte del sector de la construcción la ausencia de trabajadores que está padeciendo el sector en las últimas campañas. Porque no es un problema de cualificación, «el empresario enseña en un día como varear y estirar las mantas en el suelo».
Incide la presidenta de Asaja Toledo que durante la campaña de vendimia ya predijeron problemas de este tipo. «Nos dimos cuenta que muchos de los jornaleros están siendo absorbidos por el sector de la construcción que está experimentando un repunte», indica Corroto.