«En el relevo demostré que estoy bien y en forma»

J. M. Loeches
-
«En el relevo demostré que estoy bien y en forma» - Foto: VALDRIN XHEMAJ

El toledano Lucas Búa sintió un pinchazo en el pie en la semifinal y arrastró el dolor en la final, aunque se recuperó para el 4x400 y presume con orgullo de otro récord de España

Ser sexto de Europa no se consigue todos los años per Lucas Búa es tan ambicioso que quería estar por encima de ese registro en la final de los 400 metros. Le contentó mucho más la plata y el récord de España en el relevo 4x400 metros junto con sus compañeros de la selección, pero quiere dejar claro que su actuación individual estuvo mermada por un problema en un dedo del pie, ya que en el relevo «demostré que estaba bien y en forma».
De este modo, se le quedará esta espinita clavada hasta el próximo torneo continental, aunque asume«que las cosas vienen así y no se puede hacer nada». Y es que, el toledano asegura que en la primera eliminatoria se encontró «muy bien» y de ahí que consiguiera uno de sus mejores registros. Pero las piedras comenzaron a aparecer en la semifinal. «Salí a por todas y a intentar ganar, pero en la tercera curva sentí un pinchazo en el pie y eso me descentró», explica.
Evidentemente, no logró recuperarse bien para la final del día siguiente y, aunque el servicio médico del equipo nacional le trató la falange del dedo afectado, «me molestaba y corrí con dolor», de ahí que no pudieran subir de un ya de por sí meritorio sexto puesto. Además, traía la rémora de tiempo de la semifinal y «corriendo por la calle 1 ya estaba vendido».
Pero si algo tiene Lucas Búa es una gran capacidad de resiliencia y después de este ‘fiasco’ en la participación individual, era el momento de pensar en lo colectivo. El velocista capitalino admite que el dolor se redujo para la prueba del relevo, ya con un mejor tratamiento de la zona por parte de los médicos. Reconoce que en ese tercer parcial que le tocó, en el que marcó 45.75, salió «controlando al belga» y al final consiguió pasarlo porque se encontró «con más fuerza que él». Al final lamenta que no se pudiera alcanzar el oro «sólo por cinco centésimas», pero quiere dar valor a que se embolsaron también el récord de España en pista cubierta. «Ya tengo los dos», presume el toledano.
Desde su punto de vista, «estamos progresando» y quiere recordar que se notó la ausencia de Bruno Hortelano y Samuel García, que no han hecho pista cubierta. Es momento para descansar y recuperar bien el pie, así que como la competición no se reanudará hasta el mes de mayo, Búa reconoce que se va a tomar quince o veinte días de relax «hasta que me vuelvan a entrar las ganas de entrenar». Pronto se le harán pruebas en el dedo, que sigue inflamado, para conocer ver qué tiene aunque puede tratarse de una pequeña luxación o fisura.