La agenda económica se queda en el limbo

SPC
-
La agenda económica se queda en el limbo - Foto: Chema Moya

El 'portazo' del Congreso deja en el aire la política financiera y social del Gobierno recogida en las Cuentas ante la posibilidad de que el presidente convoque elecciones anticipadas

La devolución del proyecto de Presupuestos Generales del Estado de 2019 al Ejecutivo por parte del Congreso en la votación de las enmiendas a la totalidad celebrada ayer deja en el aire la agenda económica diseña por el Gabinete de Pedro Sánchez. Si el socialista continua en Moncloa, deberá rehacer las Cuentas desde cero mientras gobierna con las cifras prorrogadas que heredó de Mariano Rajoy intentando a la vez implantar sus medidas sociales y financieras a través de la aprobación de distintos decretos ley.

Impuestos
Al caer el proyecto, quedan en el limbo las distintas modificaciones tributarias con las que el Ejecutivo buscaba aumentar un 9,5 por ciento la recaudación, hasta los 227.356 millones de euros. 
En el Impuesto de Sociedades, los Presupuestos contenían un tipo mínimo del 15 por ciento sobre la base imponible para grandes empresas y una rebaja de dos puntos, hasta el 23 por ciento, para las compañías que no alcanzan una facturación de un millón de euros. 
En el IRPF, el Gobierno establecía una subida de dos puntos en el IRPF para rentas del trabajo superiores a 130.000 euros y de cuatro puntos para las de 300.000 euros. 
 También se incluía la subida al diésel, ya que se reducía su bonificación para aumentar el impuesto especial sobre el gasóleo en 3,8 céntimos por litro. Por contra, se rebajaba el IVA en varios productos, como los de higiene femenina o a las descargas y suscripciones digitales de libros, periódicos o revistas. 
De esta manera,  únicamente siguen su tramitación los dos impuestos de reciente creación, el de transacciones financieras y el de servicios digitales, ya que una ley de Presupuestos no puede contener nuevas figuras tributarias. 

Dependencia y copago
Una de las partidas que había experimentado un aumento más significativo en las Cuentas rechazadas era la dedicada a la dependencia, que experimentaba una subida del 58,3 por ciento. Asimismo, se eliminaba el copago farmacéutico para los pensionistas con rentas inferiores a 11.200 euros y para las personas perceptoras de la prestación económica de la Seguridad Social por hijo o menor a su cargo.

Paternidad
La ampliación del permiso de paternidad de las cinco semanas actuales para pasar a ser de ocho semanas en 2019 es otra de las medidas que se queda varada tras la devolución del proyecto al Gabinete de Pedro Sánchez. 

Violencia de género
En los Presupuestos que han sido rechazados por el Congreso se destinaba una partida 220 millones de euros para la financiación del Pacto de Estado contra la Violencia de Género rubricado por el Parlamento en 2017 que tampoco se hará efectiva. 

Infraestructuras
El Gobierno había esbozado en sus Cuentas un aumento de las inversiones en infraestructuras de un 18 por ciento más que en las anteriores, alcanzando el mayor importe inversor desde 2012 con 10.029 millones de euros. De todas ellas, la alta velocidad se comía uno de cada cuatro euros presupuestados, al acumular 2.660 millones, que ahora quedan en el aire.

Pensiones y SMI
El Gobierno ya ha aprobado varias medidas a través de la figura del real decreto ley, que no sufrirán cambios pese al portazo que recibió el Gabinete en el Congreso, como el aumento del 22,3 por ciento del Salario Mínimo Interprofesional (SMI), hasta los 900 euros mensuales, así como la revalorización de un 1,6 por ciento de las pensiones (a la que se añadirá una décima más por el IPC antes de abril). 
Igualmente, aprobó en diciembre la subida salarial de los empleados públicos para 2019, que será como mínimo del 2,25 por ciento, cifra a la que podrá sumarse un 0,25 por ciento ligado a la evolución del PIB y otro 0,25 procedente de fondos adicionales.