El suelo de ADIF para 68 viviendas no halla comprador

JS
-

El precio de salida de los terrenos fue fijado en 2,58 millones pero no encontró comprador. Lo mismo le ha pasado al Ayuntamiento que ha intentado sin suerte enajenar el solar que le corresponde en esta unidad de actuación en dos ocasiones.

Los terrenos que han intentado vender tanto ADIF como el Ayuntamiento se encuentran en una zona privilegiada de la ciudad y pegado a la estación del AVE - Foto: Yolanda Lancha

Ni el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (ADIF) ni el Ayuntamiento de Toledo han encontrado comprador para las dos parcelas que venden para construir 128 viviendas en los antiguos terrenos de Renfe situados junto a la estación del AVE en pleno barrio de Santa Bárbara. Una operación urbanística que pretende dignificar -junto a la ampliación del bulevar-  la fachada urbana del paseo de la Rosa, una de las principales entradas a la ciudad de Toledo.
El precio de salida mínimo de  la subasta abierta por ADIF en noviembre del año pasado  ascendía a 2,58 millones de euros. La operación formaba parte de su plan de racionalización de activos, que tiene como objetivo incrementar sus ingresos y reducir los costes poniendo en el mercado solares o inmuebles que puedan ser atractivos en el mercado inmobiliario. Y en el caso de Toledo lo es, por su céntrico emplazamiento. Sin embargo, la subasta quedó desierta. El resultado es el mismo que el cosechado por el Ayuntamiento de Toledo, que en el primer intento que hizo quiso vender su parte de la unidad por 2,65 millones de euros, que redujo a 2,40 millones de euros en la segunda de las ocasiones.
ahora en venta directa. El solar que ahora ADIF ha pasado a venta directa respetando, eso sí, el precio de salida de la subasta está integrado en el convenio que Renfe firmó con el Ayuntamiento de Toledo en 2002 con motivo de las obras del bulevar del paseo de la Rosa y con el que se establecieron aprovechamientos urbanísticos en un suelo desafectado ya para uso ferroviario. Fruto del convenio, el Ayuntamiento obtuvo una parcela para levantar 60 viviendas de protección oficial a cambio de hacerse cargo del coste de la urbanización de los terrenos mientras que ADIF, heredera del patrimonio inmobiliario de Renfe, se quedaba con suelo para las citadas 68 viviendas y los locales comerciales.
En esta legislatura que está a punto de concluir, el Ayuntamiento ha intentado en dos ocasiones sin éxito la venta de su parcela, que lleva aparejada la urbanización del conjunto de la actuación.
La rebaja del precio que aplicó el Ayuntamiento aplicó en su segundo intento de venta afectaba al dinero que el adjudicatario debía entregar al Consistorio en metálico -de 1,25 millones se bajó al millón de euros- porque la otra parte del pago debía realizarse en especie, ya que el comprador de la parcela y de los derechos urbanísticos tiene que destinar 1,40 millones de euros a urbanizar, bajo la supervisión de los servicios técnicos del Ayuntamiento, la unidad de actuación completa, que incluye la parcela propiedad de ADIF, en un plazo de seis meses.
La urbanización contempla dos nuevas zonas verdes, una entre las dos parcelas residenciales, y otra de casi siete mil metros junto al puente de Azarquiel, en el actual aparcamiento irregular. También se creará un nuevo vial con una superficie de más de 4.500 metros cuadrados, con origen en la rotonda entre al paseo de la Rosa y el paseo del Ferrocarril. El convenio firmado entre ADIF y el Ayuntamiento contempla también que una vez concluida la urbanización, ésta sea recepcionada por el Consistorio.
Este proyecto urbanístico ha pasado por cantidad de vicisitudes que han retrasado la construcción de las viviendas y el adecentamiento de la zona. Entre ellos, los problemas derivados de la reparcelación de los terrenos, que mereció en 2011 una «calificación negativa» del Registro de la Propiedad debido a que faltaba documentación.