Los venezolanos residentes en la provincia se triplican

Á. de la Paz
-
Los venezolanos residentes en la provincia se triplican - Foto: [[[Eugenio Gutierrez Martinez.; Eugenio Gutiérrez

La provincia contaba hasta 2015 con menos de medio millar de nacionales procedentes de este país, aunque durante el año pasado su comunidad rebasó los 1.700 habitantes. Más de 2.800 personas con domicilio en Toledo nacieron en Venezuela

La colonia venezolana en la provincia de Toledo crece con fuerza en los últimos años. Su aumento discurre paralelo al empeoramiento de las condiciones de vida en el país latinoamericano. Desde 2017, la cifra de empadronados con nacionalidad venezolana se ha multiplicado a un ritmo desconocido en los ejercicios anteriores. El dato es también notable si se toma al último lustro como lapso temporal de comparación. En 2016, apenas residían 524 venezolanos en el territorio toledano; tres años después su cuantía asciende hasta los 1.744 censados, según los datos del padrón continuo que ofrece el Instituto Nacional de Estadística (INE). La escalada es aún mayor si se incluyen los nacimientos dentro de las fronteras de Venezuela: entre estos casos, que comprenden la doble nacionalidad o el alumbramiento de hijos de españoles en aquel territorio, el número de empadronados en Toledo escala hasta las 2.808 personas.
El número de nacionales venezolanos residentes en Toledo mantuvo un patrón similar al del resto de comunidades extranjeras hasta que los rigores de la pobreza y la represión política se hicieron aún más palpables al otro lado del Atlántico. Entre 2012 y 2016, un periodo que en la provincia parte del epicentro de la crisis económica y concluye en los albores de la recuperación en el mercado laboral, los censados extranjeros en la provincia cayeron en 4.617 personas. La colonia venezolana también menguó: un total de 33 nacionales del país latinoamericano dejaron Toledo. Aquella leve caída se ha tornado en un despegue imparable, registrándose el mayor incremento durante el año anterior. Entre el 1 de enero de 2018 y el mismo día de 2019, Toledo acogió a 710 venezolanos más.
La presencia de venezolanos en Toledo, especialmente en las localidades más pobladas de la provincia, ya es notable. Esta comunidad, muy poco numerosa hace algunos años en comparación con las próximas de Colombia y Ecuador, ha ensanchado su base en la provincia por la inestabilidad económica y política que el régimen bolivariano encabezado por Nicolás Maduro ha desencadenado en los últimos meses. España, una nación que comparte idioma y vínculos históricos con Venezuela, se ha erigido en uno de los destinos prioritarios para el exilio.
Además de los venezolanos con esta nacionalidad, también crece el grupo de los que nacieron en aquel territorio soberano pero han decidido reiniciar su vida en la provincia. Este colectivo, compuesto tanto por españoles como por extranjeros, agrega más de 2.800 personas al padrón de Toledo. El incremento es sostenido desde 2011. Mientras que en el primer año de la década actual 963 personas formaban esta colonia, en la actualidad son 2.808 los residentes alumbrados en aquella república. El regreso de buena parte de los españoles -y su descendencia- emigrados hacia Latinoamérica en las décadas pretéritas y la obtención de la doble nacionalidad (por residencia, fundamentalmente) se apuntan como los  principales motivos en este colectivo.
A diferencia de otros países cuyos nacionales cuentan con comunidades reseñables en Toledo, en el caso de la colonia venezolana se observa un patrón favorable a las mujer. Casi el 57% de sus nacionales en la provincia son mujeres, un total de 993. En el caso de los varones, las listas de inmigrantes recuentan 751 venezolanos en las localidades toledanas.
La brecha se mantiene entre los nacidos en Venezuela: hay 1.534 mujeres por 1.285 hombres.