Martínez critica el mensaje "erróneo" contra el diésel

M.G
-

La presidenta de la Asociación de Empresarios de Concesionarios y Talleres de Reparación denuncia el anuncio del Gobierno del fin del diésel y pide que escuche las demandas que solicita el sector

Por la Puerta de Bisagra pasan a diario 10.610 vehículos. - Foto: Yolanda Lancha

El consumidor se está dejando llevar por el mensaje del Gobierno de que los motores diésel tenían los días contados, a pesar de que más tarde se corrigió la desafortunada frase de la ministra de Transición Ecológica tras la polémica, y aseguró que tanto los motores diésel como los de gasolina todavía tenían cabida en el mercado. Si bien, todo este asunto está afectando a un sector muy sensible a las variaciones. La salud del sector se resiente «por la incertidumbre política» y estas desafortunadas palabras que dejaban entrever que el diésel contamina más que la gasolina cuando los  estudios avalan lo contrario.
En relación a esta problemática, la presidenta de la Asociación Provincial de Concesionarios y Talleres de Reparación, María Ángeles Martínez, considera que el Gobierno debe ser más prudente a la hora de lanzar anuncios e iniciativas y espera que el próximo año sea sensible, escuche y atienda las demandas del sector, que lleva tiempo solicitando una serie de incentivos para impulsar el negocio. Considera que el mensaje tenía que haber sido distinto y haberse dirigido hacia esos vehículos diésel de 12 años en adelante que son más contaminantes debido a su antigüedad.
Por otra parte, Martínez resalta que los vehículos eléctricos no están cuajando en el mercado, las ventas son mínimas y se enfocan a las empresas, sobre todo, porque el precio es el doble prácticamente que los vehículos diésel y de gasolina. Ahí, tiene claro que todavía queda mucho recorrido por la ausencia de energías renovables.
El sector del automóvil se va adaptando a las necesidades del público. Martínez reconoce que los jóvenes precisan menos un coche porque han ido surgiendo nuevas formas de movilidad que se adaptan a ellos. El uso del transporte público también ha puesto freno a las ventas.
El sector en Toledo y en Castilla-La Mancha se mantiene. Los datos indican que las ventas superan a la media nacional y agosto no ha sufrido caídas cuando en el resto del país la merma ha sido significativa.