Las Cortes bajan en productividad

Luis J. Gómez
-
Las Cortes bajan en productividad - Foto: VÁ­ctor Ballesteros

El número de leyes de esta legislatura, la primera sin mayorías absolutas, se queda en la mitad de la media de las ocho anteriores

Las Cortes llevan aprobadas 21 leyes en esta legislatura, lo que da una media de cinco al año. Ysiendo muy optimistas podría llegar a 24 si salen adelante todas las que están en el Parlamento autonómico. Si el Gobierno regional desmadeja su conflicto con el Grupo Parlamentario Podemos se podrían sumar quizás otra dos, la de Garantías, que ya está lista para remitir a las Cortes y la del Estatuto de Mujeres Rurales (según el consejero de Agricultura podría dar tiempo a pesar de que está ahora en el Consejo Consultivo). 
Ni llegando a 26 leyes, se podría muchas para una legislatura. Realmente se queda en torno a la mitad de la media de las ocho anteriores, que está en cuarenta leyes. Se convertiría por tanto en una de las tres legislaturas con menos producción, a la par que la segunda con 22 leyes y la tercera con 20,  que se sucedieron desde 1987 a 1995. Y queda muy lejos de las legislaturas en las que Castilla-La Mancha ya tenía competencias en ámbitos como la Educación o la Sanidad. En la quinta legislatura se aprobaron 66 leyes (1999-2003), en la sexta fueron 55 (2003-2007) y en la séptima 50 (2007-2011). La comparativa en productividad sale mal también si se hace justo con la legislatura previa, puesto que entre 2011 y 2015 dio para sacar el doble de leyes que en esta última. 
No es del todo fácil comparar entre legislaturas, porque al principio Castilla-La Mancha tenía que dotarse de un cuerpo legislativo y mucho ha influido la incorporación de competencias. Sin embargo no hay que perder de vista que  esta legislatura ha sido la primera en la que no ha habido mayorías absolutas. El Gobierno regional, sustentado por el PSOE, necesitaba de los votos de Podemos.
Eso se ha notado y mucho. La Ley de Mecenazgo, por ejemplo, fue tumbada durante el trámite. Las de presupuestos se han ido retrasando en las negociaciones y en 2017 hubo que tramitar dos, puesto que la primera salió rechazada por PP y Podemos. Ha habido períodos de sequía de hasta siete meses, como entre mayo y diciembre de 2016 o de seis, entre marzo y septiembre de 2017.