Las pensionistas toledanas cobran 260 euros menos

I.G.Villota
-

La Plataforma 8M censura la brecha de género en las pensiones debido a la «división sexual del trabajo que marca a las mujeres toda su vida» con contratos precarios y reducciones para cuidados

Las pensionistas toledanas cobran 260 euros menos - Foto: VÁ­ctor Ballesteros

«Las pensionistas toledanas perciben 263 euros menos de media que los hombres». Es el dato que ofreció ayer Patricia Ballesteros, miembro de la Plataforma 8M de Toledo con motivo de la asamblea informativa ofrecida en el plaza de Zocodover para hablar de la vertiente laboral de la huelga feminista de este viernes, Día Internacional de la Mujer.
El colectivo ha organizado durante las semanas previas a la huelga actos informativos sobre las ‘cuatro patas’ de la movilización y ayer incidió en la brecha de género que también existe en las pensiones debido a la «división sexual del trabajo que marca a las mujeres durante toda su vida», sentenció Ballesteros.
Una división sexual que se ejemplifica, dijo, con los contratos precarios, así como las bajas y las reducciones de jornada para cuidar a los hijos y los mayores a su cargo. «Esto hace que cuando llega la hora de percibir una prestación por jubilación sean más bajas que las de los hombres».
Incidió en la importancia de la corresponsabilidad. «No solo la mujer se debe coger las reducciones de jornada, ni las bajas que luego tienen consecuencias en su jubilación», dijo.
Reclamó que se tenga en cuenta este aspecto a la hora de ajustar las pensiones. «Hay que tener en cuenta este componente de género que afecta a las mujeres y no se hace», comentó, debido a que «ha habido una visión androcéntrica también en este ámbito hasta el momento».
La integrante del colectivo incidió en que «hay que seguir trabajando para que los contratos precarios no los tenga nadie y mucho menos las mujeres que somos las que los acaparamos, y tampoco los contratos parciales porque somos las que reducimos jornadas para cuidar de hijos y mayores a nuestro cargo».
Ballesteros recordó que «el trabajo de cuidados y reproductivo también es una aportación social», alertando de que «hay mujeres que se han pasado la vida trabajando, cuidando y limpiando y parece ser que no han trabajado nunca».
La Plataforma invitó a la asamblea a mujeres de diferentes colectivos de pensionistas, con el ánimo de que cuentes sus experiencias y la situación de desigualdad que arrastran.
Este fue el último acto organizado con motivo del Día Internacional de la Mujer hasta el mismo 8 de marzo, una jornada con grandes expectativas. «Si el año pasado fue un desborde este lo será más porque hemos trabajado durante todo el año. Si Toledo se quedó pequeño, este año aún más», señaló Ballesteros.