"En Puy du Fou queremos que no se vea la mano del hombre"

M.G
-
"En Puy du Fou queremos que no se vea la mano del hombre" - Foto: David Pérez

El consejero delegado de la empresa en España, Erwan de la Villéon, asegura que la empresa está ligada al campo y garantiza la conservación de la naturaleza en Zurraquín

«La naturaleza es compatible con un modelo de negocio». Así comenzó la intervención del consejero delegado de ‘Puy du Fou’ en España, Erwan de la Villéon, en una de las mesas redondas del Congreso de Medio Ambiente Conama Local 2019, titulada ‘Raíces: biodiversity&cultura. El caso de ‘Puy du Fou’ España. El ponente trató de ofrecer en cuatro pinceladas la filosofía y el concepto de parques de ocio de una empresa que realiza notables esfuerzos por integrarse en el entorno, cuidar la naturaleza y mejorar el paisaje.
En el ADN de esta «gente de campo», como se define, está grabado el cuidado del entorno. De la Villéon puso de ejemplo algunos desarrollos urbanísticos salvajes en España basados en hormigón y subrayó que es compatible el desarrollo con la preservación del Medio Ambiente como ocurre en el parque de ocio francés, en el que únicamente están construidas 5.000 de las 45.000 hectáreas de recinto en el que predomina un frondoso bosque.
En el caso concreto de Toledo, el consejero delegado de la empresa explicó que se han rodeado de expertos en la materia, incluido el profesor universitario Santiago Salinero, para acomodar el parque temático en el entorno, respetarlo al máximo y, sobre todo, aplicar el concepto de la empresa:«Que no se vea que la mano del hombre ha pasado por allí», puesto que todos tienen claro desde el principio que ‘Puy du Fou’ no desembarca en Toledo «para domar  a la naturaleza, sino al revés», puesto que cualquier intervención que se realiza tiene que ajustarse a unos criterios que garanticen la buena salud de la naturaleza. Por tanto, es lógico que a la empresa le costase «un año» encontrar y localizar la finca Zurraquín para levantar el parque, ya que perseguía que estuviese bien contectada y suficientemente lejos de las zonas urbanizadas.
De la Villéon apuntó que el proyecto ha tenido en cuenta la orografía para no alterar la naturaleza, con lo que se aprovechan montículos naturales para evitar excavaciones y se sitúan las edificaciones en las mejores ubicaciones para preservar el entorno natural.
Respecto al graderío que se está construyendo para 4.000 personas, admitió que es necesario trasladar los árboles de la zona, pero subrayó que en lugar de talarlos se ha optado por replantarlos en otro lugar del parque. Además, insistió en que en ‘Puy du Fou’ únicamente hay «tierra y madera» como materiales principales porque en las instalaciones no se encontrará plástico ni reclamos publicitarios, una decisión que obedece también a su filosofía.
oportunidades. De la Villéon aseguró que visitar el parque temático francés se asemeja a dar un paseo por el campo y esta sensación es la que quieren trasladar a Toledo en unas instalaciones en las que también predominará la naturaleza, con especies adaptadas al clima. Además, señaló que el parque participará «en el desarrollo turístico de la ciudad», pero también potenciará «un turismo verde» en una zona de la provincia muy ligada a los Montes de Toledo, «esa vuelta a las raíces» que conjugará la visita al parque con la posibilidad de que los turistas se alojen en casas rurales y aprovechen rutas y actividades ligadas al entorno natural en montes cercanos.