Contra las cuerdas

SPC
-

El Barcelona recibe al Sevilla con el reto mayúsculo de remontar el 2-0 del Pizjuán y lanzar un mensaje a los críticos que opinan que el equipo quiere prescindir de la Copa

Contra las cuerdas - Foto: HEINO KALIS

El Sevilla tiene contra las cuerdas al Barcelona (21,30 horas/BeINLaLiga), el equipo que más títulos de la Copa del Rey atesora y que ha conquistado los últimos cuatro torneos del K.O. en España, en una eliminatoria en la que los de Pablo Machín parten con un 2-0 y los de Ernesto Valverde tienen prácticamente todos los precedentes en contra para la remontada.
El planteamiento del técnico azulgrana en la ida, donde dejó fuera de combate a tres de sus principales jugadores (Messi, Suárez y Busquets), y las declaraciones posteriores de Gerard Piqué: «Si le damos la vuelta bien, si no otro año será», confunden al entorno azulgrana.
En Copa, el Barça no queda fuera de la competición en eliminatorias desde las semifinales de la 2012-13, cuando cayó frente al Real Madrid. Ahora, las incógnitas son múltiples y Valverde tiene la llave. Los escenarios son variados: o decide darle protagonismo a canteranos y jugadores poco habituales, o mezcla a titulares con suplentes o va con todo y pone a su equipo de gala.
Teniendo en cuenta los precedentes y que el Barça es el campeón de las últimas cuatro ediciones coperas, todo apunta a que Valverde se decidirá por poner a su mejor once. De hecho, el año pasado, cuando tuvo que remontar el 1-0 que consiguió el Espanyol en la ida, el técnico extremeño decidió alinear a su equipo de gala para darle la vuelta a su situación.
Así todo, apunta a que salvo Cillessen, habitual portero en la competición copera, en sustitución de Ter Stegen; los otros 10 serán titulares habituales.
Por su parte, el Sevilla llega al Camp Nou, un campo históricamente ‘maldito’ para los nervionenses, diezmado por las muchas bajas en el plantel de Pablo Machín, pero reforzado anímicamente al haber levantado de nuevo el vuelo a partir de su triunfo en la ida de este duelo y con la ambición de hacer valer esa renta para acercarse a otra final.
El subcampeón copero, cuarto en Liga y con el aval de sus 15 jornadas seguidas en zona Champions, había enlazado tres derrotas -dos ligueras y una intrascendente en Copa- antes de ganar a un Barcelona que reservó a varios titulares en la ida: el principal, Leo Messi, gran verdugo del Sevilla al haberle hecho 32 goles en 35 partidos; y de golear después 5-0 al Levante.