La deuda por la Alhóndiga se imputará a las obras del Palacio de Congresos

Susana Jiménez/Toledo
-
El Gobierno municipal tiene abierto un expediente para resolver la concesión de la Alhóndiga que tenía vigencia hasta 2026. - Foto: Víctor Ballesteros

La EMSV reconoce la pretensión económica de la concesionaria por los últimos meses que permaneció vacío el inmueble a causa de las obras, y lo contempla como costes de las mismas

La Empresa Municipal del Suelo y la Vivienda (EMSV) de Toledo reconoce la deuda con la concesionaria de la Alhóndiga, EITU S.L., y  la abonará «formalmente», puesto que el gasto se imputará a las obras delPalacio de Congresos, los 183.725 euros reclamados como compensación por los últimos meses que debió permanecer sin actividad el inmueble, con motivo de los trabajos en esta infraestructura.
Un «fleco» pendiente del que ya se había dado traslado desde la EMSV al Ayuntamiento hace tiempo, tal y como explicaba en declaraciones a La Tribuna el gerente de Infraestructuras de la empresa municipal, Luis Enrique Espinoza, pero que ahora se ve reforzado por la decisión del Juzgado de Primera Instancia número 3 de Toledo, que condena al Consistorio capitalino al abono de la deuda, así como a las costas del proceso y los intereses legales más dos puntos a partir de la fecha de la sentencia durante el tiempo que se demore en liquidar la factura.
Una resolución de la que también tiene constancia ya el Ayuntamiento, y aunque Espinoza reconoce que lo suyo sería que se saldase la deuda «cuanto antes mejor, para evitar los intereses», también recuerda que la EITU S.L. debe al Consistorio el canon concesional del año pasado. Un canon fijado en 50.883 euros anuales, hasta el año 2026, cuando terminaría la concesión.
Cabe recordar que el alquiler que la concesionaria reclama a la EMSV fue propuesto en el año 2003 como compensación por el desalojo de los inquilinos que entonces tenía EITU S.L. en la Alhóndiga -los juzgados y el INE-, con el  objetivo de mantener vacío el edificio durante las obras de construcción delPalacio de Congresos. Un acuerdo que, recuerda Luis Enrique Espinoza, no fue firmado por la EMV, sino por el Ayuntamiento, por la entonces concejal de Urbanismo, Mª Paz Ruiz, precisa.
Un acuerdo por el que el Consistorio abonó 569.250 euros a la concesionaria, para que el edificio se mantuviera cerrado desde finales de 2003 hasta junio de 2006, y al que posteriormente se aplicaría una cláusula -al no concluir a tiempo los trabajos- según la cual se abonarían 21.363 euros por cada mes de prórroga. Condiciones que, tal y como ya recordaba el domingo este diario, se mantuvieron durante 41 meses, tras lo cual, en 2012, la EMV devolvía las llaves de la Alhóndiga a la concesionaria. Entonces se interponía la demanda, ahora resuelta a favor de EITU S.L., al considerar que sus ingresos hubieran sido más elevados de haber mantenido los inquilinos.

Rescatar la concesión. De forma paralela, el gerente de Infraestructuras de la EMSV apunta también que dentro de un par de meses se cumplirán tres años desde que la Junta de Gobierno Local ordenó que se volviera a hacer uso de la concesión de la Alhóndiga, sin que hasta ahora se haya retomado la actividad en el edificio, situación de la cual deriva el expediente de resolución de la concesión que tiene en marcha el Ayuntamiento.
Sin embargo desde la concesionaria aseguran que si el edificio está vacío es porque se desalojó para permitir la ejecución de una obra municipal y que el contrato no contempla ninguna cláusula que establezca una posible penalización por inactividad.