La Selección de CLM alevín cae en una final de infarto

L. T.
-
La Selección de CLM alevín cae en una final de infarto. - Foto: L. T.

Los pupilos de Andreu Linares rozaron el título de campeón de España con los dedos, con remontada incluida, para terminar perdiendo ante Murcia por 4-5

Castilla la Mancha ha rozado con la punta de los dedos el título de campeón de España y se le ha escapado cuando el electrónico marcaba el minuto 0.0, en una final de infarto. El orgullo castellano manchego les llevó a remontar un 4-1 adverso y cuando mejor estaban, ya con el partido empatado y acariciando la prórroga llegó el gol de la derrota. Una lástima.

En una primera mitad de extrema igualdad donde los contendientes han abusado del juego directo, quizás por el respeto que ambos se profesaban, Murcia ha sido más efectiva, aprovechando sus escasas oportunidades, para irse al descanso con una ventaja de dos goles a cero. Efectivamente, las férreas defensas obligaban a lanzar balones al pivote, evitando así los riesgos de la circulación, y con ese esquema, utilizado por los dos equipos, Castilla La Mancha consiguió sorprender a su rival, llegando a estrellar hasta tres balones en la madera, mientras que Murcia aprovechó el enésimo balón largo para abrir el marcador en la medianía del primer tiempo. Murcia se tuvo que emplear con dureza para neutralizar los ataques castellano manchegos y fue acumulando faltas, de tal forma que sumó su la quinta todavía con seis minutos por delante para el descanso. Intentó sacar provecho de esa circunstancia Castilla La Mancha pero fue precisamente en esos minutos cuando menos balón tuvo en su poder sin llegar a provocar ese esperado doble penalti que buscaba el técnico castellano manchego. El juego siguió por los mismos derroteros de su comienzo, sin ningún dominador claro y con un evidente equilibrio, pero en los últimos instantes Murcia volvió a declarar su máxima efectividad, en este caso de la estrategia, con un saque de banda que llega al segundo palo donde aparece un jugador murciano para fusilar al portero castellano manchego y hacer el segundo gol del partido. Se le ponía muy cuesta arriba a Castilla La Mancha el encuentro con ese desfavorable 2-0 al descanso.

Castilla La Mancha se metió en el partido nada más comenzar la segunda parte. Lo mejor que le podía pasar en busca de su objetivo. Hizo mella la charla de Andreu Linares cuyo equipo salió a la pista con otra dinámica, impidiendo a Murcia hacer su juego y alejando el balón de su portería. Volvió a estrellar un balón en la madera Castilla La Mancha y no paró de generar oportunidades de gol, pero el balón no entraba. Provocó nuevamente, como lo hiciera en la primera mitad, una prematura acumulación de cinco faltas, sin embargo, cuando mejor lo estaba haciendo el equipo castellano manchego para empatar el partido, un ataque murciano acaba en gol. Faltaban cuatro minutos para el final y Adreu Linares puso el juego de cinco sobre la pista para tratar de acortar distancia, pero muy al contrario, Murcia aprovechó ese sistema de juego para echar tierra de por medio, haciendo el cuarto. No se amilanó la escuadra castellano manchega que, a falta de dos minutos recortó el marcador adverso en un disparo de doble penalti. Y le puso nuevamente la emoción al partido anotando el tercero a falta de un minuto y veinte segundos. Los de Andreu Linares ya habían vivido una situación similar durante el desarrollo de este campeonato, sabiendo gestionar estos últimos instantes, y lo volvió a hacer, porque a falta de 47 segundos Castilla La Mancha consiguió empatar el encuentro. La capacidad de sufrimiento del equipo y de levantar partidos ha sido espectacular, en unos jugadores de tan corta edad, sabiendo gobernar esas situaciones límite. Con la euforia en los futbolistas castellano manchegos se jugaban los últimos segundos, y se fueron arriba a rematar a su rival, pero Murcia volvió a sacar petróleo de su juego, con un pase directo a su pivote que se saca un derechazo a la media vuelta que se cuela por toda la escuadra en un final apoteósico. El electrónico reflejaba el minuto 0.0 justo en el momento en que el balón entraba como una exhalación en la portería castellano manchego, y el equipo arbitral entendió que el gol había entrado en tiempo. Castilla La Mancha se hundió desolada ante esa forma tan dramática de perder la final, sin tiempo para resarcirse de ese postrero gol, pero la afición consoló a los futbolistas castellano manchegos, quienes habían brindado un partido extraordinario. Enorme partido que ha podido ganar cualquiera de los contendientes aunque, quizás por esa remontada, Castilla La Mancha se había hecho acreedora de la victoria.

No obstante hay que destacar la impresionante temporada que está cuajando el fútbol sala castellano manchego, con un título (categoría cadete), tres subcampeonatos (juvenil, infantil y alevín) y dos cuartos puestos (sub-17 femenino e infantil femenino).