Sanidad cierra cautelarmente el matadero municipal

Leticia G. Colao
-
Sanidad cierra cautelarmente el matadero municipal

La firma concesionaria debe subsanar los requerimientos solicitados por la Unión Europea y la Dirección Provincial de Sanidad tras una visita de los responsables sanitarios de la Oficina de Alimentación y Veterinaria (FVO) la pasada semana

La Dirección Provincial de Sanidad ha ordenado el cierre cautelar de la actividad del matadero municipal tras mantener deficiencias y problemas de forma continuada pese a los diferentes avisos de la administración. Las instalaciones municipales, con concierto privado a la empresa Ganados y Productos Industriales SA (Gypisa), fueron clausuradas el lunes después de una visita que la pasada semana llevaron a cabo responsables sanitarios de la Oficina de Alimentación y Veterinaria (FVO), agencia de la Comisión Europea, encargada de comprobar que en la Unión Europea se cumplen los requisitos establecidos en la legislación con respecto a la seguridad y la calidad de los alimentos.
Las instalaciones del polígono de Torrehierro han aguantado durante mucho tiempo estas deficiencias que, finalmente, han llevado a su cierre. No ha sido el primer toque de atención, ya que según ha podido saber este diario, desde las inspecciones de la Dirección Provincial de Sanidad se ha reclamado su corrección en diferentes ocasiones con los avisos de clausura que se han dilatado en el tiempo. La normativa europea ha sido finalmente la que ha alertado de las mismas siendo finalmente el Gobierno de Castilla-La Mancha el que ha ejecutado el cierre por ser de su competencia.
Así, esta clausura cautelar no cuenta con un plazo definido, sino que será el adjudicatario del servicio, cuya concesión cumple en unos dos años, el que deberá acondicionar las instalaciones y llevar a cabo las mejoras requeridas en el informe de la Unión Europea, antes de solicitar una nueva inspección que, de ser positiva, permitirá la apertura del matadero.
más caro para el consumidor. El cierre por temas sanitarios del matadero obligará a los ganaderos de las explotaciones de Talavera y comarca que sacrifican aquí a sus animales a desplazarse hasta otros centros, como el de Alcolea de Tajo o Toledo, lo que lleva aparejado de forma lógica el incremento final del producto.
Según explica un ganadero de la zona afectado por esta clausura cautelar, esta medida «nos ha hecho polvo» ya que supone el aumento de entre 80 y 120 euros por pieza sacrificada, lo que finalmente repercutirá en las carnicerías y los consumidores de Talavera y la comarca. El ganadero cuenta a La Tribuna que «todo encarece» ya que no es sólo el sacrificio del animal en otro centro diferente, sino todos los gastos derivados, entre ellos el transporte.
Así, el matadero municipal de Talavera daba servicio en estos momentos a alrededor de 25 explotaciones ganaderas e importantes salas de despiece de esta parte de la provincia, que ahora deberán trasladar su mercancía hasta otros centros de Toledo o incluso algunos de Madrid.
Los principales afectados esperan que el Ayuntamiento «tome cartas en el asunto» para que el problema se resuelva cuanto antes, al ser instalaciones de propiedad municipal, y que el centro vuelva a abrirse pronto y en las mismas condiciones. En este sentido, el ganadero confía en que las instalaciones vuelvan a la actividad con todas las líneas abiertas, es decir, ovino, vacuno y porcino, «ante los insistentes rumores que hablan de que sólo se mantendrá, una vez abierto, la cadena de porcino», finaliza.