Un autogol deja vacío al CF Talavera

J. M. Loeches
-

A pesar de dar la talla en el Melilla, tras un largo viaje, el conjunto de Fran Alcoy se vuelve sin puntos por culpa de un gol en propia puerta de Madrigal al poco de iniciarse la segunda parte (1-0)

Un autogol deja vacío al CF Talavera - Foto: JAVIER ALONSO

El CF Talavera encajó una nueva derrota. Dio la talla en el Álvarez Claro de Melilla, pero un autogol de Madrigal le privó de sumar en esta jornada. Al menos corrigió la mala imagen del domingo anterior en El Prado.
El arranque de los chicos de Fran Alcoy fue notable. Si un equipo quiso la pelota fue el talaverano. Si un equipo se acercó más en los primeros minutos fue el talaverano. De hecho, la primera oportunidad la protagonizó Cristian en una entrada por la banda derecha, pero su disparo dio en el lateral de la red.
El Melilla puso la réplica con un tiro de su delantero, Óscar García, desde lejos que apenas inquietó a Gianni. Pero en el minuto 14 sí que se rozó el primero de la noche en un centro medido de Laerte al corazón del área que remató Alberto Oca apareciendo por sorpresa. Dani Barrio tuvo que meter las dos manos para repelerlo porque olía al 0-1.
A partir de ese momento, el dominio del CF Talavera menguó y el equipo norteafricano comenzó a equilibrar un poco el juego. Es verdad que no lo pudo traducir en ocasiones, pero los de Alcoy tampoco se acercaron demasiado por la portería contraria, salvo a balón parado. En una falta lateral botada por Abel Molinero, San José intentó rematar con el pie y Rubén García con la cabeza. La indecisión dejó esta jugada, que parecía peligrosa, en nada.
Aquí se terminó la lista de ocasiones de peligro del Talavera, que pasó a verse a merced del contrario. Molinero fue el único que tuvo algo de desequilibrio pero no nadie le acompañó para hacer buenas sus jugadas. En el minuto 39, el Melilla pudo haberse adelantado por medio de Óscar García, quien recibió un gran pase desde la izquierda de Héber Pena, aunque Gianni se interpuso en su disparo. Insistieron los de la ciudad autónoma, ahora por la derecha, con un eslalon de Moha Traoré pero cruzó demasiado su lanzamiento.
No salió mal la escuadra cerámica a la segunda parte. De hecho, dispuso de una falta bien puesta de Abel Molinero pero que no encontró conexión. El problema es que todo se puso cuesta arriba en un saque de esquina que sacó Héber Pena y que Madrigal peinó levemente para despistar a todos, a los contrarios y a sus compañeros, así que el balón acabó en las mallas.
Está claro que el gol mejoró los nervios del Melilla, que dos minutos después pudo sentenciar con otra cabalgada de la gran pesadilla de los talaveranos, Moha Traoré. De nuevo, la reacción talaverana sólo fue posible a pelota parada, con una falta lateral de Alberto Oca que tampoco logró remachar nadie de su equipo. Por el contrario, las salidas rápidas de los norteafricanos rozaron casi siempre el gol, como sucedió en otra de Óscar García en el minuto  64.
Fran Alcoy cambió a sus dos delanteros por Espinar y el debutante Ismael con más de veinte minutos por jugarse. Se movieron y la buscaron y parece que el CF Talavera se mostró un poco más incisivo. De hecho, Espinar cabeceó por dos veces una falta de Alberto Oca que primero paró Dani Barrio y luego se perdió por la línea de fondo.
A cinco del final, Sedeño debutó con la camiseta blanquiazul (roja en este partido). Su equipo estaba ya muy volcado detrás del empate extremó las precauciones y se conformó con no cometer fallos y salir en velocidad cuando pudiera. Madrigal tuvo que meter el pie para que Ruano no firmase el 2-0 a pase de Traoré desde la izquierda. El ‘17’ tuvo otras dos más y la realidad es que se intuía más el 2-0 que el 1-1. Todo quedó como estaba.