El juego inclusivo, ya en Parapléjicos

C.M
-
Este es el primer parque infantil totalmente inclusivo y adaptado de la ciudad de Toledo, el segundo de la región. - Foto: Yolanda Lancha

Este nuevo recurso aportará a los niños y niñas hospitalizados en Parapléjicos beneficios terapéuticos, rehabilitadores y de socialización gracias al disfrute de un nuevo espacio de juego

El Hospital Nacional de Parapléjicos de Toledo ya cuenta con un parque infantil totalmente accesible a favor de la infancia con lesión medular y afectaciones análogas. La iniciativa, gestada por la Federación Nacional Aspaym (Asociación de personas con lesión medular y otras discapacidades físicas), está orientada al disfrute conjunto de menores y padres con o sin discapacidad ingresados o visitantes.
En este sentido, y puesto que los niños y niñas aprenden y se desarrollan a través del juego, José Ramón del Pino apreció la consecución de un proyecto -‘Aquí jugamos todos’- que ha requerido mucho esfuerzo y que ha sido posible «gracias a la colaboración del Hospital y a las aportaciones de los distintos patrocinadores» que han querido contribuir.
Así, el presidente de la Federación Nacional Aspaym agradeció la generosidad de las entidades y empresas que han propiciado un parque, además de aportar ocio y diversión para los pequeños ingresados, posee beneficios terapéuticos, rehabilitadores y de socialización. De hecho, atendiendo al «derecho de disfrutar en igualdad de condiciones», el espacio cuenta con columpios dobles inclusivos con asientos planos y adaptados; con columpios nido y un gran juego combinado que incluye varias rampas, asideros, barandillas y paneles de juego; con carruseles adaptados para sillas de ruedas; y con paneles lúdicos con puzzles, laberintos y 4 en línea. Este equipamiento, apuntó Del Pino, es «el primer parque infantil totalmente inclusivo y adaptado» de Toledo, siendo el segundo en la región tras el de Alcázar de San Juan.
Por su parte, el gerente del Hospital Nacional de Parapléjicos destacó el valor de este parque «muy esperado y deseado», porque no hay que olvidar que «el periodo de hospitalización de los pacientes es muy largo», y que tanto los pacientes como sus visitas o los hijos de otros pacientes ingresados «pueden disfrutar del nuevo espacio de ocio». En este punto, señaló que las estancias de los más pequeños «se prolonga de media algo más de seis meses», a lo que hay que añadir que la planta a ellos dedicada cuenta con «22 camas que siempre están ocupadas».
De ahí que José María Marín calculara que «las nuevas instalaciones pueden ser utilizadas por un millar de menores al año», teniendo en cuenta a los ingresados, a los pacientes que acuden a consultas, las visitas y los familiares infantiles de otros ingresados.


Derechos del Niño. El artículo número 7 de la Declaración de los Derechos del Niño afirma que «el niño debe disfrutar plenamente de juegos y recreaciones, los cuales deben estar orientados hacia los fines perseguidos por la educación; la sociedad y las autoridades públicas se esforzarán por promover el goce de este derecho». Por ello, reivindica la importancia de que niños y niñas necesitan espacios de juego donde compartir su tiempo sin importar cuáles son sus capacidades, donde aprendan a vivir en igualdad.
Con el reto de contribuir a mejorar las condiciones de vida de los menores con algún tipo de discapacidad, desde Aspaym llevan años propiciando este debate desde la reivindicación de la accesibilidad en los parques infantiles, lo que, además, permite concienciar a la sociedad y a los gestores públicos sobre la necesidad de la accesibilidad universal y del diseño para todos. Porque es una realidad que  los niños con discapacidad son, muchas veces, los grandes olvidados al no tener voz propia como colectivo.