El georradar de Vega Baja llega a la parcela del cuartel

F. J. R.
-

Los trabajos de escaneo del subsuelo en las parcelas de influencia del yacimiento de Vega Baja arrancaron ayer en los terrenos donde se está proyectada la nueva Comandancia de la Guardia Civil

El georradar empieza por la parcela del futuro cuartel - Foto: Yolanda Lancha

Metro a metro sin dejarse ninguna zona. Un vehículo todoterreno lleva transitando desde el pasado sábado por algunas de las parcelas situadas en el área de influencia del yacimiento arqueológico de Vega Baja. Su cometido no es otro que remolcar el georradar con el que se piensa radiografiar todas esas parcelas, un escaneo completo del subsuelo que es la primera medida efectiva en años de cara a conocer el potencial de los posibles restos que se encuentren ahí enterrados.
Ayer le llegó el turno a al espacio en el que está previsto que se levante el nuevo cuartel de la Guardia Civil, aunque los trabajos en la zona comenzaron el pasado sábado, concretamente en el patio del Colegio Carmelitas. El domingo también se pudo ver al todoterreno pasar el georradar por la parcela cercana a la iglesia de San Ildefonso.
Los trabajos en la zona están siendo complejos, tanto por las características técnicas del georradar, una máquina muy precisa, como por las numerosas piedras que hay sobre el terreno y las altas temperaturas reinantes.
El georradar empieza por la parcela del futuro cuartelEl georradar empieza por la parcela del futuro cuartel - Foto: Yolanda LanchaLa intención del escaneo es poder tener una idea completa de la zona de influencia del yacimiento de cara a elaborar un Plan Director para toda Vega Baja.
El punto más polémico se encuentra en la parcela en la que se piensa construir la nueva Comandancia de Toledo. Se trata de la superficie situada enfrente del yacimiento, al otro lado de la avenida Mas del Ribero, que el Ayuntamiento de Toledo ha cedido al Ministerio del Interior a cambio de una permuta por su antiguo edificio en Palomarejos.
La construcción de esa casa-cuartel no ha dejado de generar críticas desde los sectores más afines al patrimonio, al considerar que toda esa parcela está plagada de restos. Hace años, en los primeros momentos de la paralización del urbanismo en Vega Baja, se realizó otro escaneo en la zona con georradar en el que se observaba algunas posibles estructuras que ahora buscan ser confirmadas, o descartadas, con una nueva lectura.
El georradar empieza por la parcela del futuro cuartelEl georradar empieza por la parcela del futuro cuartel - Foto: Yolanda LanchaLa técnica del georradar, o radar de penetración, no es infalible, y en muchos casos suelen aparecer posibles elementos que, tras la pertinente cata, no son tales. Las bolsas de agua y la humedad pueden inducir a falsas lecturas, aunque con el clima seco y las altas temperaturas del verano toledano es bastante improbable que esto ocurra.
Con todo, de momento ayer únicamente se comenzó con la labor de pasar el georradar. Más adelante la Junta licitará el análisis de esos datos para tratar de tener la interpretación más objetiva posible de lo que puede esconder el subsuelo del entorno del yacimiento.
La existencia de restos en esa parcela en particular podía comprometer, o como mínimo modificar, el proyecto del futuro cuartel de la Guardia Civil. En los próximos días las labores de escaneo se extenderán al resto de parcelas que quedan en la zona, estando previsto que toda la recopilación de datos esté terminada esta misma semana.