La Guardia Civil subasta 377 armas de fuego y sólo se adjudican 106

J. M. / Toledo
-
Armas colocadas en una subasta de la Guardia Civil. Foto de archivo - Foto: David Pérez

Un total de 143 aspirantes concurrieron el lunes en la Comandancia para comprar estas armas. De las 232 descartadas, 45 fueron devueltas a sus dueños y 187 reducidas a chatarra

La Comandancia de la Guardia Civil subastó el lunes un total de 377 armas depositadas previamente por sus propietarios por la pérdida de la licencia o por la necesidad de desprenderse de estos instrumentos. Periódicamente, los agentes de la Benemérita ofrecen este servicio a los aficionados. A la convocatoria anunciada en la calle Barber, concurrieron un total de 143 licitadores con residencia en Toledo y en las provincias limítrofes.
Al final, se adjudicaron 106 armas en este proceso de venta, mientras que 232 quedaron desiertas y 45 fueron devueltas a los dueños antes de la celebración de la convocatoria. La puja más alta alcanzó los 630 euros por una escopeta.
La subasta efectuada por los agentes de la Guardia Civil, que ejercen de intermediarios entre los aspirantes y los propietarios, constaba de 377 armas, de las cuales una gran parte eran escopetas. En este sentido, se ofrecían 235 armas de este tipo por 19 rifles de caza mayor, 26 carabinas de 22 milímetros, cuatro carabinas del calibre nueve milímetros, 14 armas de avancarga, 57 pistolas, 21 revólveres, dos cañones intercambiables, cuatro carabinas de aire comprimido y un revólver de aire comprimido. Al contrario que en otras ocasiones, no se ha subastado ningún arma histórica en la convocatoria del lunes.

importe de los lotes. Según detalla el capitán interventor de Armas y Explosivos de la Comandancia de la Guardia Civil de Toledo, Manuel Romero, el importe de los lotes deberá hacerse efectivo por los adjudicatarios en el plazo de diez días hábiles a partir del cuarto día posterior al de la celebración de la subasta, por lo que comenzará a partir del día 16. Una vez abonado, se procederá a la legalización de las armas adjudicadas.
El importe económico obtenido por la venta de las armas subastadas será ingresado en la Caja General de Depósitos de la Delegación de Hacienda de Toledo, donde podrá ser cobrado por los antiguos propietarios. Las 187 armas restantes que han quedado fuera de las compras, sin contar las que han sido devueltas a los dueños, serán reducidas a chatarra. De esta manera concluye el proceso de subasta, en el que participan los cuarteles y puestos de la Benemérita de la provincia.
Las próximas convocatorias de este tipo están previstas el próximo día 23 en la Comandancia de la Guardia Civil de Burgos y de Zaragoza.