«En educación, piensa en el otro más que en ti mismo»

J. Monroy
-

El antropólogo toledano Pedro Pablo Salvador presenta en la Biblioteca de Castilla-La Mancha 'El pequeño libro del gran formador', un volumen que recoge su experiencia formativa de 32 años

«En educación, piensa en el otro más que en ti mismo» - Foto: Yolanda Redondo

A lo largo de los últimos años, el antropólogo toledano Pedro Pablo Salvador ha trabajado en el marco de la formación y ha dirigido diez cursos de formador de formadores en la región. Los participantes en estos cursos a veces le reclamaban un material más tangible en el que reflexionar. De ahí ha salido un libro de herramientas, escrito en solo un mes, pero fruto del trabajo de 32 años.
Salvador presentaba ayer en la Biblioteca de Castilla-La Mancha su guía ‘El pequeño libro del gran formador’. Después de muchas vueltas y mientras desarrolla otros proyectos, Salvador es el gerente de la asociación Adhara, situada en callejón de Menores, que trabaja en procesos de cambio social, fomento del talento, coaching y formación; un trabajo relacionado también con un libro, que viene a tratar en sus diversas partes la metodología de la formación, la comunicación y el coaching, crecimiento personal y desarrollo personal.
En realidad, apunta el propio autor, este en un libro para aprender a formar. Aporta claves metodológicas, trucos, pautas, atajos o itinerarios para formar lo mejor posible. Todo ello, viene fruto de la experiencia de Salvador de 32 años formando.
No es lo mismo formar a niños pequeños, que algo mayores o adultos. Salvador recuerda además su trabajo con jubilados, gracias a la Dirección General de Mayores, formándolos en crecimiento persona y valores, pero también con niños. Al final, entiende que sí hay unas pautas comunes en la formación, como «pensar en el otro más que en ti mismo». «Cuando pones en el centro al otro y empiezas a pensar que esto no va de ti, sino que va del otro, estás abierto a escuchar, a vaciarte y tener una actitud abierta, la formación es mucho más permeable y consigues llegar mucho más a la gente», resume.
Sesenta consejos. En realidad, el «pequeño libro» -Salvador así lo define con gracia, por sus pequeñas dimensiones (18 por 18 centímetros), porque parece un cuento de ilustraciones infantiles, pero también para quitar hierro al asunto, huir de la grandilocuencia- es una compilación de sesenta claves. Recoge desde la parte más logística, es decir, cómo recoger el material para un curso, hasta consejos más filosóficos; por ejemplo, «nunca pasa nada, y si pasa, tampoco pasa nada» o «nunca tengas miedo a mostrar tu vulnerabilidad». Hay consejos para afrontar la ansiedad o tolerar la incertidumbre.
El hecho de que el prologuista sea el filósofo toledano José Antonio Marina es un aval impagable. Salvador ha mostrado su satisfacción ante este hecho. Coincidió con Marina en un congreso estatal de voluntariado, en el que lo estuvo acompañando en el proceso, así como otras actividades formativas. Le mandó un libro «como el que da un salto al vacío», y al final le gustó. El filósofo ha hecho un comentario crítico en el prólogo que es un espaldarazo para la publicación.
El libro ya está desde hoy en las librerías toledanas, así como en los espacios habituales de venta por internet. Cualquier persona que quiera el libro, apunta el autor, no va a tener problemas en encontrarlo. Allí podrán leer consejos como el último aportado por Salvador: «que pongan su vida en el centro, que pongan en el centro la formación; si quieres ser músico, tienes que rodearte siempre de músicos y escuchar músico. Si quieres ser formador, tienes que poner en el centro las ponencias con libros, la educación, dar cursos y disfrutar de los procesos, que es lo más importante».