Toledo pide el fin del trasvase

I.G.Villota
-
Conclusiones y lectura de manifiesto del 3° Foro Ibérico del Tajo. - Foto: David Pérez

El III Foro Ibérico del Tajo celebrado en la ciudad recalca que el río está «al borde del colapso ambiental» tras «muchos años de gestión irracional». Pide el fin del trasvase, caudales ecológicos, control de vertidos y depuración óptima

El Palacio de Congresos de Toledo acogió la clausura del III Foro Ibérico del Tajo, con unos 150 asistentes, entre ponentes y participantes, celebrado desde el jueves en la ciudad, donde se leyeron las conclusiones de la cita, a modo de manifiesto, en el que se reeditaron las habituales conclusiones en defensa del río. Las principales reivindicaciones son el fin del trasvase Tajo-Segura, un régimen de caudales ecológicos, el control de los vertidos, una depuración óptima, un política ambiental rigurosa que combata la proliferación de especies invasoras y un inventario de obstáculos a la dinámica natural del Tajo y sus ríos. Fue la periodista Inma Sánchez Morate quien leyó el documento para trasladar las reclamaciones de la cuenca del Tajo de España y Portugal, unidas esta semana en la capital de Castilla-La Mancha para poner el foco en esta grave situación medioambiental.
El manifiesto recalca que el Tajo está «al borde del colapso ambiental» tras «muchos años de gestión irracional, condicionada por las reglas de explotación del trasvase». Por eso, los firmantes reclaman la finalización de la derivación de agua del Tajo-Segura , cuyo régimen de explotación «no permite la recuperación del río» y por ello ve necesario recuperar los volúmenes de agua «hasta unos niveles que garanticen las necesidades sociales y ambientales de los pueblos ribereños».
Solicita la implantación de un régimen de caudales ecológicos para recuperar como «ríos vivos» a todos los de la cuenca, exigiendo un caudal mínimo de al menos 11,74 metros cúbicos por segundo en Aranjuez, 23 metros cúbicos por segundo en Toledo y 27,82 metros cúbicos por segundo en Talavera de la Reina.
El foro también exige la mejora en los sistemas que «garanticen una depuración óptima, continua y eficiente de los vertidos de toda la cuenca del Tajo, muy especialmente en la Comunidad de Madrid, cuyos retornos, por su alta población, impactan especialmente en el tramo medio del eje central del Tajo».
Asimismo, reclaman la reducción y eliminación de la contaminación de todo tipo en el río «mediante un control efectivo de sobre los vertidos industriales, urbanos y agroganaderos».
En el manifiesto también se reivindica un inventario de obstáculos «a la dinámica natural» del Tajo y sus ríos, así como una política ambiental rigurosa que combara la proliferación de las especies «alóctonas e invasoras».
Vivos para la ciudadanía. En definitiva, el documento refleja que los ciudadanos de los municipios ribereños urgen una gestión de los ríos de la cuenca «que tenga como objetivo evitar su deterioro, recuperarlos como ríos vivos para toda la ciudadanía y potenciar sus valores patrimoniales, ambientales y sociales asociados».
A la clausura asistió la concejala de Servicios Medioambientales del Ayuntamiento de Toledo, Noelia de la Cruz,  junto a representantes de la Universidad de Castilla-La Mancha y la Cofradía Ibérica del Tajo, coorganizadores de la tercera edición del foro, la primera celebrado en España.