Un solitario gol de La Roda tumba a un buen Mora

Área 11
-
un solitario gol de La Roda tumba a un buen Mora - Foto: Yolanda Redondo

El cuadro de Carlos Calzada aguantó la primera mitad, e incluso pudo adelantarse, pero al final fue derrotado (0-0)

Un solitario tanto del jugador local Manolo a media hora para la conclusión del partido fue suficiente para que el Mora claudicara en el Municipal de La Roda. Los pupilos de Carlos Calzada aguantaron en la primera mitad, en la que incluso pudieron adelantarse, pero sucumbieron en una segunda en la que los rodenses tuvieron la suerte a su favor y sacaron petróleo de un resultado que supone la segunda derrota consecutiva de los olivareros.
Parecía que el primer tiempo prometía algo más por la intensidad de los primeros minutos por parte de ambos conjuntos. La Roda atacando y el Mora defendiendo provocaban que el balón se moviese con rapidez pero sin criterio. La razón pudo ser vencer al frío reinante y al molesto viento corriendo de un lado para otro. Los locales tomaron la iniciativa pero no lograron traspasar la férrea defensa del Mora. La primea opción la desaprovechó Álvaro al no controlar un esférico cuando se quedaba solo ante Toni.
Pero la primera ocasión, y muy clara, fue para los toledanos. Eso sí, en su única aproximación de la primera mitad. Alfredo Ramos remató de cabeza casi al borde del área chica pero sin imprimir potencia con su testarazo. Del Río hizo un paradón que evitó el 0-1. La reacción de La Roda llegó de la calidad de Pablo García, con un pase interior a Murillo que le dejó solo ante Toni. El delantero quiso definir de primera pero su toque sutil no encontró portería.
El segundo acto empezó como lo hizo el primero, con dominio local. Esta vez los delanteros afinaron su puntería y Álvaro avisó con un cabezazo que despejó in extremis Toni a córner. En ese mismo saque de esquina llegó el gol, a la postre definitivo. Un balón sin dueño en el área pequeña lo remachó Manolo sin que el portero pudiese hacer nada. El Mora no supo reaccionar al mazazo. Poco después Ribalta desaprovechó un mano a mano y se entretuvo en demasía.
El partido se ensució con acciones entre jugadores, que deslucieron el poco espectáculo ofrecido. Los toledanos lo intentaron con más corazón que cabeza, pero tan solo Butra, con una falta desde el pico del área que despejó Del Río, pudo cambiar el resultado. Los rojillos pudieron sentenciar a la contra con otra opción para Carrasco que desbarató Toni. Apenas existió el fútbol por lo demás, entre el saber estar de los locales y la impotencia de los visitantes por voltear el resultado. Los toledanos se tienen que medir en la próxima jornada al Atlético Ibañés en casa.