El Gobierno aprueba una auditoría externa de las cuentas

Leticia G. Colao
-

El concejal de Hacienda sorprendió en su intervención apoyando la moción de VOX que anteriormente habían rechazado, justificando la nueva decisión en una mayor transparencia económica.El portavoz de Vox habló de una deuda de 35 millones a 15 de junio

El Gobierno aprueba una auditoría externa de las cuentas - Foto: Manu_Reino

El equipo de Gobierno talaverano cambia de opinión y manifiesta su voto a favor de la moción de Vox que pedía una auditoría externa para aclarar la situación económica y financiera del Ayuntamiento. Así lo ha anunciado en Pleno el concejal de Hacienda, Contrataciones y Seguimiento de Concesiones, Luis Enrique Hidalgo, quien justifica la nueva decisión en la mayor transparencia y con un coste máximo de 6.000 euros, según recoge la proposición del grupo liderado por David Moreno.
Con su apoyo, la moción de Vox salió adelante con los 16 votos de PSOE y Vox y con las ocho abstenciones de PP y Ciudadanos.
Hidalgo ha comenzado su intervención asegurando que desde el Gobierno no consideraban necesaria esta auditoría externa, confiando así en las informaciones ya elaboradas por los técnicos municipales. «Nuestra intención era seguir mirando hacia adelante y trabajar con los datos aportados», dijo. Sin embargo, reconoció que también sería positivo un «análisis más exhaustivo» a los datos ya aportados y más «si un tercero nos dice que ha habido una nefasta gestión económica y que hay trámites administrativos que no han cumplido con la legalidad». Por ello, añadió, «no nos vamos a negar a ello».
Otra de las razones de su apoyo  es que la moción de Vox reclama conocer la situación económico-financiera, la deuda total y el estado de tesorería al inicio de la presente legislatura, es decir, valorando la gestión del anterior ejecutivo popular en sus dos legislaturas en la Alcaldía, ya que a su llegada, en 2011, se realizó la última encargada por ellos mismos.
David Moreno, portavoz del Grupo Municipal de Vox, defendió la moción asegurando que su objetivo es «conseguir una radiografía contable sobre el endeudamiento y los flujos de tesorería» encontrados por el nuevo Ejecutivo Local, lo que a su vez ayudará a explicar muchas de sus decisiones, como la póliza de crédito de 14 millones pedida el pasado mes de agosto. No obstante, Moreno mostró el «máximo respeto» a los técnicos municipales» a quien no dudó en reconocer su trabajo y de los que aseguró estar «muy orgulloso».
Subrayó que ahora es el momento «idóneo» por ser inicio de una nueva etapa política, con nuevos gestores, y tras las diferentes acusaciones de la portavoz socialista, Flora Bellón, «sobre la deuda heredada" de más de 7 millones de euros en 4.000 facturas.
Por su parte, el concejal de Hacienda reiteró su cambio de postura en que desde el Gobierno «no tienen nada que ocultar y no nos vamos a negar a ser más transparentes.


35,9 millones de deuda. Antes de finalizar su intervención y para conocer con exactitud la deuda real del Consistorio, el portavoz de Vox pidió la incorporación al acta del Pleno del informe de situación económico-financiera con fecha 15 de junio del presente año, realizado por el Interventor general. En el mismo, añadió, se recoge la relación de préstamos a largo plazo por importe de 22,6 millones de euros, la operación de tesorería, de 9,9 millones, y los reintegros PIE de 3,2 millones con capital pendiente de amortizar, que suman un endeudamiento de 35,9 millones de euros.
Por el contrario, tanto el Partido Popular como Ciudadanos se han abstenido al considerar que dicha auditoría está perfectamente realizada por los técnicos del Ayuntamiento. Santiago Serrano, portavoz popular y miembro del anterior Gobierno al que se juzgará en esta auditoría, explicó que «nunca antes en la historia el Ayuntamiento ha estado tan fiscalizado» aunque aseguró que no tienen nada que ocultar si finalmente se realiza.
Susana Hernández, de la formación naranja, cree que es una opción «cara».