El CD Toledo se acerca al virtuosismo

J. M. Loeches
-
El CD Toledo se acerca al virtuosismo - Foto: Yolanda Redondo

El conjunto de Manu Calleja golea al Marchamalo con el partido más completo de la temporada, sobre todo por una primera parte primorosa (3-0)

El CD Toledo goleó al Marchamalo muy merecidamente. Le hincó un diente y pudo haberle mordido con la mandíbula entera. Y es que el equipo verde consiguió completar un partido sin sobresaltos, sin apenas errores atrás y con una lista de ocasiones amplia.
El conjunto de Manu Calleja recuperó esa sexta marcha de los primeros minutos y acosó sin piedad al rival. Varios saques de esquina consecutivos ya dieron buena cuenta de la prisas que había por adelantarse en el marcador. Y en el minuto 7, un balón en profundidad a Iván Bueno lo devolvió el madrileño al centro del área y la jugada acabó de nuevo en el córner. De ahí nació otra gran oportunidades con un doble cabezazo de Pepe Delgado y Rubén Moreno que miró con desafío el larguero.
La maquinaria verde no dejo de funcionar, mientras el Marchamalo apenas rebasó la línea del centro del campo. Encima, en el minuto 12, Iván Bueno recibió un pase filtrado que le dejó solo en carrera delante de Fran, pero el guardameta le ganó la partida. Y al cuarto de hora, el conjunto local salió con facilidad por la derecha y Jokin Esparza se la dio de primeras a Iván Bueno, que no llegó a rematar en el corazón del área porque se le adelantó un defensa.
Eran minutos de mucha calidad, con combinaciones y verticalidad a partes iguales. Esparza puso de nuevo en sobreaviso al rival con un lanzamiento lejano que atajó Fran en dos tiempos, pero el portero visitante ya no pudo hacer nada en otro arraque toledano, esta vez por la izquierda, que le llegó a Rubén Moreno. El ‘9’ recortó y disparó con la derecha para convertir su décima tercera diana de la temporada.
Pero no se iba a quedar la cuenta ahí porque cinco minutos después, con el contraria sin levantarse de la lona, el delantero amplió distancias al recibir la pelota dentro del área y recortar. Se la cambió de pie y con el izquierdo la puso abajo ajustada al palo izquierdo.
Lejos de conformarse, el equipo de Manu Calleja no paró de correr hacia la portería contraria y muy cerca de la media hora Manu Gavilán se marchó por un costado; la jugada no finalizó en gol porque el sevillano quiso hacerla él solo.
Habrá quien achaque al Marchamalo cierta pasividad, pero el CD Toledo estuvo tan enchufado que empequeñeció de mala manera a los gallardos. Lo cierto es que en los últimos instantes de la primera parte, consiguieron quitarse un poco el agobio, pero aún así Manu Gavilán se encabezonó en poner su rúbrica a algún gol.
La segunda parte no salió tan vistosa para el espectador. El control seguía estando en el lado toledano, pero el nivel de ataque no era tan incisivo como en la primera. Menos para Iván Bueno, que no paró de campar a sus anchas por el costado derecho, ya sin Esparza en el campo, que tuvo que salir por un problema físico. Lo bueno para el CD Toledo es que el Marchamalo ni sabía ni podía probar los reflejos de Machuca en el área contraria.
En otra internada del ‘10’ verde, intentó poner el balón a los delanteros para que remataran pero Miguel Pérez metió la pierna a tiempo. Nito hizo dos retoques en su formación y el Marchamalo al menos aumentó su porcentaje de posesión. No le daba para llegar al área, así que la mejor vía fue la de chutar desde fuera del área.
Estaba todo controlado, aparentemente, y no pasaba nada, así que fue el momento idóneo para coger el móvil y contestar los ‘whatsapp’ no leídos y mirar el resto de resultados del grupo. A picotazos, el CD Toledo generó alguna oportunidad más, siempre por el lado derecho, y casi siempre obra de Iván Bueno. A falta de ocho minutos, se quedó en solitario ante Fran de nuevo, esta vez por la izquierda, y el guardameta le volvio a vencer el duelo particular.
Y así se entró en el descuento, con la sensación de no querer forzar la máquina y pensando ya, si nos deja Calleja, en el encuentro de La Moheda. Al menos, Manu Gavilán volvió a casa con su gol, aunque tuvo que hacerlo a trompicones, después de una primera parada del portero. Los rivales siguen a la misma distancia, pero parece que el CD Toledo está más cerca de la regularidad y de su posible perfección.