Estados Unidos quiere otra estrella

Lucía Santiago (EFE)
-

La favorita derrota a Inglaterra (1-2) en un partido protagonizado por la calidad y el ritmo impuesto por las jugadoras

Estados Unidos quiere otra estrella - Foto: BENOIT TESSIER

Con un fatigoso ejercicio de supervivencia ante las Lionesses de Inglaterra, la selección femenina de fútbol de los Estados Unidos mereció el pase a la final del Mundial de Francia, que este domingo le medirá en Lyon bien con la escuadra de Holanda o bien con la de Suecia.
No le resultó sencillo ganar la oportunidad de competir por su cuarta corona. El margen fue estrecho en el marcador (1-2) y también en el césped, de donde salió victorioso el último campeón gracias a los goles de Christen Press y de Alex Morgan y al penalti detenido por Alyssa Naeher en el minuto 84. Más allá de la agonía final, el partido fue, sin duda, el más gustoso del torneo para los aficionados, por el ritmo impuesto desde el arranque y por el planteamiento de los dos técnicos.
Phil Neville sentó de inicio a Fran Kirby, Karen Bardsley y Toni Duggan; Jill Ellis, a la futbolista más icónica del torneo, Megan Rapinoe. Muy pronto vio la seleccionadora estadounidense validada su apuesta. Un centro lateral de Kelley O'Hara buscó la cabeza de Christen Press y la atacante del Utah Royals exhibió su poderío aéreo para que Estados Unidos se viese con ventaja en el minuto 10 (0-1).
Las Lionesses no acusaron ese golpe y replicaron de manera casi inmediata. Ellen White pudo dibujar por sexta vez en el certamen un antifaz con sus dedos. Al 1-1 le siguieron las dudas en uno y en otro área. Lo probó por Estados Unidos la tierna Rose Lavelle pero solo encontraron algo de sosiego en el acierto de Alex Morgan. El día de su trigésimo cumpleaños, regaló a los suyos una victoria parcial (1-2). Tras la pausa, las Lionesses no renunciaron a la gesta.
El VAR les quitó el segundo gol de Ellen White, pero pudo darles igualmente el empate y es que, a sugerencia del español Carlos del Cerro Grande -responsable esta noche del sistema de videoarbitraje-, la colegiada brasileña Edina Alves Batista cobró como penalti un toque de Becky Sauerbrunn a Ellen White. Era el minuto 84. Alyssa Naeher emergió entonces como heroína al retener entre sus brazos el disparo de Steph Houghton. Confirmó, así, la supervivencia de la selección estadounidense a esta exigente prueba. De su cuarto título, tras los logrados en 1991, 1999 y 2015, le separa un triunfo más. Ante Holanda o ante Suecia.