scorecardresearch

«Hay viñetas que salen de lo más profundo del estómago»

Leticia G. Colao
-

El editorialista gráfico Javi Salado, viñetista de La Tribuna y de los periódicos del Grupo Promecal ha recogido hoy el Premio Fedeto 2021 de Comunicación por una brillante carrera al frente de la tira de humor.

Javi Salado - Foto: Manu Reino

Un nuevo premio a su dilatada trayectoria, en este caso de la Federación Empresarial Toledana, ¿se lo esperaba?

En absoluto. Fue una inesperada y agradable sorpresa recibir la llamada de los representantes de Fedeto comunicándome la concesión del premio. Es un privilegio tener la oportunidad de transmitir mi opinión sobre los diversos temas de actualidad y que todos los días lleguen a tantos lectores e internautas. Me temo que no llego a ser consciente de ello y este premio es una agradable bofetada que me enseña hasta dónde puede llegar.

El caricaturista… ¿nace o se hace?

En mi caso se hace. Desde pequeño me gustó mucho leer, sobre todo cómics; tras leerlos me gustaba exprimirlos aún más dibujando lo que tenía delante. Es importante también tener una infinita curiosidad e interés por lo que nos rodea. Debemos estar pendientes, el mundo nos está ofreciendo información constantemente y debemos estar alerta para poder captarla. Siempre estoy pendiente de la actualidad, con una libreta en el bolsillo apuntando ideas, anécdotas, frases que oigo… Es importante en cualquier profesión estar constantemente alerta en lo nuestro.

¿Cómo entró en este mundo de las viñetas? Tuvo usted cerca al maestro Ginestal...

A principios de los años 90 entré a trabajar en una agencia de publicidad, con la intención de sustituir al maestro Enrique Ginestal, que estaba próximo a jubilarse. Los cuatro meses que estuve trabajando con él fueron un verdadero máster de sentido del trabajo y humanidad. Con él he aprendido a ser mejor profesional y persona. Esta agencia tenía un gran vínculo con Diario 16 en su edición Toledo; gracias a la directora de entonces, la muy querida y nunca suficientemente llorada Mª Ángeles Santos, empecé a publicar diariamente. De ahí surgieron muchas colaboraciones en medios, hasta acabar ahora en el grupo Promecal, gracias también a Carmen Sánchez Jara, actualmente directora de La Tribuna de Talavera.

Normalmente concita unanimidad en la opinión de sus viñetas, aunque estas sean especialmente críticas… ¿Cómo se consigue eso?

Esto lo tengo claro. Es cuestión de sentido común y no tener ninguna ideología. No entiendo que por pertenecer a algún partido, religión o equipo de fútbol, por poner ejemplos, tengamos que aceptar a ojos cerrados lo que tenemos que pensar. Hay que anteponer las buenas ideas, vengan de donde vengan, a la ideología cerrada. Simplemente tener espíritu crítico, opinión propia y libertad para expresarlo.

¿Cuál es el objetivo final de sus dibujos, humor, crítica...?

No termina de gustarme el término humorista gráfico; no siempre intentamos sacar una sonrisa. En mi caso -y creo que en el de la mayoría de mis colegas- intento buscar la reflexión, si esta viene acompañada de una sonrisa o carcajada me doy por satisfecho. En otros casos, no podemos hacer humor; hay viñetas que salen de lo más profundo del estómago: injusticias de todo tipo, desgracias, corruptelas…

¿Cómo es el proceso de creación diaria de una tira de humor? ¿Lo tiene normalmente claro cuando se enfrenta al papel en blanco?

Ese es mi objetivo, tener claro lo que voy a dibujar para cuando me ponga frente a la hoja en blanco. Para ello estoy todo el día dando vueltas a lo que voy a dibujar por la tarde. Si tengo una idea que considero buena a media mañana me quito un peso de encima hasta el momento de convertirla en trazos. Lo primero es seleccionar la noticia que voy a tratar, una vez decidido por ella la paso por el tamiz, es decir, le quito polvo y paja para intentar dar con la esencia de la misma, qué significado o consecuencias tiene. A partir de aquí es donde intento interpretarla de un modo gráfico, con mayor o menor éxito.

¿Algún día sin ideas? ¿Cómo se resuelve eso?

Muchos. Poco tiempo para entregar y nada en la cabeza. En muchos casos no me queda otra que utilizar una idea que me lleva rondando por la cabeza a lo largo del día pero que no la considero buena y a veces ¡sorpresa!, resulta que funciona. Siempre sale algo, la presión hace milagros.

¿Qué es lo más difícil de hacer en este tipo de humor?

Últimamente, no caer en la trampa de las redes sociales. Antes, en medios provinciales o regionales, no se llegaba a tanta gente. Ahora, con las redes sociales, el alcance es infinito y la diversidad de opiniones de los lectores también. Hubo un tiempo en el que analizaba cada viñeta para saber qué tipo de reacción iba a causar al día siguiente en las redes. Intento no pensar en ello, he de ser consciente de que mi trabajo no va a gustar a todo el mundo, por lo que me limito a dar mi opinión con el máximo respeto posible, guste a quien guste.

¿Alguna viñeta que le haya dado  dolor de cabeza?

Más de una. Bien sea porque he querido decir algo y se ha interpretado otra cosa; mi sensibilidad no ha estado a la altura de la de otras personas o bien algún político le ha molestado determinada opinión, aunque estas son las menos.

Para dibujar cada día y sacar punta a la realidad debe tener un conocimiento total de la actualidad local, nacional e internacional, ¿cómo lo consigue?

El conocimiento lo tenéis vosotros, los periodistas que estáis en primera línea de fuego. Yo interpreto desde mi cómoda retaguardia lo que escribís o habláis a través de los diferentes medios. Soy un parásito de vuestro trabajo, de cualquier columna de actualidad se pueden sacar mínimo 2 ó 3 ideas para una viñeta. Juego con ventaja, el lenguaje gráfico y más si va aderezado con humor es mucho más potente.

¿Da juego la actualidad talaverana y provincial para hacer cada día una tira de humor?

Sí, sin duda. Incluso más que la nacional. Tener a los personajes protagonistas de las viñetas tan cerca te hace tener un plus de información que puedes aprovechar para construir mejor una viñeta. Es divertido y al mismo tiempo incómodo, es como si Ibáñez se encontrase todos los días por la calle con Mortadelo y Filemón.

Su trabajo es tan reconocido que se dice en Talavera que no eres nadie si no has pasado por los lápices de Javi Salado…

Eso tiene cierto sentido. No hago viñetas sobre personajes que no sean públicos (políticos, futbolistas, destacados de la vida social….), llevo muy a rajatabla separar la persona del personaje. Ello no impide que, de vez en cuando, no se cuele la caricatura de un amigo o familiar en alguna viñeta para echar unas risas al día siguiente.