El Ayuntamiento emite consejos ante la próxima ola de calor

La Tribuna
-

La concejala de Ciudad Saludable ha pedido que se extreme la precaución en unos días que se esperan temperaturas superiores a los 40 grados. Entre las medidas a seguir se recomienda beber agua y prestar atención a los colectivos más vulnerables

El Ayuntamiento emite consejos ante la próxima ola de calor

La concejala de Ciudad Saludable y Consumo Responsable, Marta Ramos, ha ofrecido las principales recomendaciones para hacer frente al calor, especialmente los días de ola de calor que vienen por delante, cuando los termómetros alcanzarán temperaturas superiores a los 40 grados.

En estas jornadas, ha explicado, el cuerpo está obligado a “realizar un esfuerzo de adaptación para mantener la temperatura corporal normal”. Para evitar tener problemas de salud asociados a las altas temperaturas y en la línea de las recomendaciones que ha venido lanzando el Ministerio de Sanidad, desde el Ayuntamiento han enumerado una serie de consejos.

Las recomendaciones son: beber abundante agua y mantenerse hidratado, no abusar de bebidas con cafeína, alcohol o azúcar, prestar atención a los colectivos más vulnerables (mayores, bebés, niños, personas con discapacidad, personas con enfermedades crónicas, pacientes con cardiopatías, animales o trabajadores al sol), priorizar estar en lugares frescos, evitar el deporte entre las 12 y las 17 horas, usar ropa ligera y que transpire, nunca dejes a ninguna persona o animal en el coche, si te encuentras mal debes consultar al médico, mantener las medicinas en un lugar fresco, hacer comidas ligeras, protegerse del sol, sobre todo en las horas más críticas. También se recomienda protegerse la cabeza y los ojos del sol, así como la piel.

Marta Ramos también se ha referido a la necesidad de conocer las causas de un posible golpe de calor para poder actuar de forma inmediata. En este punto, la responsable del ramo ha explicado que un golpe de calor es “un incremento súbito de la temperatura corporal debido a una exposición prolongada a altas temperaturas ambientales”.

Los signos de alarma son los siguientes: enrojecimiento y sequedad en la piel, sudoración excesiva y posteriormente falta de sudor, náuseas y pulso rápido, mareos y confusión, fiebre con temperatura por encima de 39,4 grados, dolor de cabeza y convulsiones, falta de aire o problemas para respirar, o pérdida del conocimiento.