Totanés descubre al padre de la lengua tagala

J.M.
-

El Ayuntamiento homenajeará al misionero que compuso la gramática más importante de la lengua filipina. Se trata de un personaje histórico muy desconocido que propició que, a día de hoy, el apellido Totanés exista en el archipiélago asiático

Totanés descubre al padre de la lengua tagala

Emilio Ruiz disfruta, a sus 77 años, de su jubilación y de sus investigaciones sobre la historia de Totanés, el pequeño pueblo de apenas 400 habitantes de Los Montes de Toledo. Un día, hace unos 15 años, se topó con el nombre de Fray Sebastián de Totanés, nacido como Sebastián Gómez de Herrera, y avisó a sus vecinos. Desde entonces, quedaba pendiente el reconocimiento a la figura de un misionero del siglo XVIII entre cuyos méritos figura la composición de la gramática más exitosa sobre el tagalo, la lengua hablada más importante de Filipinas. De esta manera, el próximo día 9, el Ayuntamiento saldará la cuenta pendiente con este personaje histórico con un homenaje que incluirá la inauguración de una escultura, una conferencia y una exposición.
Emilio destaca la relevancia del manual compuesto por Fray Sebastián de Totanés, quien facilitó la extensión del tagalo en las islas filipinas. Así como la curiosidad de que haya, a día de hoy, filipinos apellidados Totanés, patronímico con el que el misionero bautizaba a los autóctonos durante los 30 años que permaneció en la región asiática. «No se conocía ni en Totanés», apuntó por el descubrimiento realizado por él a principios del siglo XXI.
La Real Academia de la Historia incluyó a Fray Sebastián de Totanés en el Diccionario Biográfico Español, una ingente obra que recoge los personajes más importantes de la Historia de España. En la semblanza firmada, se hace un repaso a la vida de este franciscano, nacido en 1688 y fallecido en Madrid en 1748. Lexicógrafo de la lengua tagala, vistió el hábito franciscano en el Convento de Fuensalida en 1705, con sólo 17 años. «Embarcó en Acapulco el 28 de marzo de 1717, para dirigirse a Filipinas, donde su Orden tenía establecida una base para evangelizar China y Japón», revela la biografía. Y prosigue el texto: «Al llegar a la provincia isleña de San Gregorio, le nombraron comisario de la Tercera Orden (1718) y comenzó una fructífera labor que le llevó a ser elegido ministro en las doctrinas de Sampaloc (1721), Lilio (1732) y Santa Ana de Sapa (1741), y a desempeñar cargos de responsabilidad a lo largo de 29 años. En 1726, había sido nombrado definidor y, tres años más tarde, guardián del Convento de Manila, donde por su mandato se edificó la Capilla de las Lágrimas. En 1738, designado provincial, comenzó la construcción de un nuevo convento en la capital. En 1744, llegó a ser custodio en la provincia de San Gregorio de Filipinas y comisario apostólico de sus misiones».
Los historiadores pertenecientes a la Orden de San Francisco aseguran que fue un sabio e insigne teólogo, apreciado por todos los que escuchaban sus enseñanzas, y elogian sus vastos conocimientos de la lengua tagala. Su tratado ‘Arte de la lengua tagala y manual tagalog’, publicado en el año 1745, se reeditó en tres ocasiones a lo largo de 120 años, y fue de gran utilidad para todos los misioneros que llegaban a aquellas islas asiáticas, porque hasta 1745 sólo existían dos vocabularios de tagalogespañol, que eran poco claros, incompletos e inadecuados para el estudio de aquella lengua.
el nebrija filipino. «Es el Nebrija filipino», presume el alcalde, Ildefonso Gutiérrez, quien conseguirá al final de su segunda legislatura como alcalde el viejo empeño de homenajear a Fray Sebastián de Totanés. «Se trata del hombre más importante del pueblo, qué menos que hacer un homenaje. Es bastante desconocido», subraya el regidor de este municipio de los Montes de Toledo.
El acto de homenaje a Fray Sebastián de Totanés comenzará a las 11 de la mañana del 9 de febrero con la inauguración de la escultura elaborada por Jorge Lencero en la plaza del Caño. Acto seguido, la conferencia ‘Fray Sebastián, misionero y hombre de letras’ revisará en la Casa de la Cultura la vida de este franciscano. Después, se abrirá al público la exposición temporal de piezas de Jorge Lencero. Un vino coronará este encuentro de los vecinos de Totanés para descubrir al personaje más relevante de su historia.