Aznar bendice el liderazgo de Casado "sin tutelas ni tutías"

Benjamín López (SPC)
-

El expresidente regresa a un cónclave de su formación para pedir el voto para los populares en un escenario en el que acusa a Pedro Sánchez de rendir a España frente a los separatistas

Aznar bendice el liderazgo de Casado "sin tutelas ni tutías" - Foto: Chema Moya

El expresidente del Gobierno, José María Aznar, reapareció ayer en una gran cita del PP con un discurso en la Convención Nacional de los populares en el que ensalzó el liderazgo de Pablo Casado y volvió a pedir el voto para su formación, de la que había ido distanciándose paulatinamente durante los años de presidencia de Mariano Rajoy. Llegó acompañado por el nuevo dirirgente y se metió al público en el bolsillo con un discurso en el que apeló a «sumar» para recuperar el apoyo mayoritario de los españoles, volviendo a convertir a la formación en la «casa común» de los que defienden España y la libertad. 
«No solo tenemos un gran presidente en el Partido Popular, tenemos un gran líder, un líder sin tutelas ni tutías», dijo parafraseando a Manuel Fraga antes añadir que Casado «puede, quiere y sabe unir y sumar». Por eso confía, apuntó, en que «cada vez más españoles» van a ver en él «la mejor razón para encontrar de nuevo su sitio en esta gran casa común asentada sobre los dos pilares de nuestro pasado y nuestro futuro: España y la libertad». 
Ante un repleto auditorio, el expresidente quiso fumar la pipa de la paz con su propio partido tras años de distanciamiento y volvió a pedir el voto de forma expresa. «No quiero dejar nada a la interpretación. Los votos que España necesita para responder con éxito a este desafío contra su continuidad histórica y contra su futuro son los votos que deben ir al PP y que desde ahora pido para el PP», manifestó con rotundidad. 
Y es que Aznar, que recibió varias intensas ovaciones, insistió en su discurso en la idea de que su partido tiene «sumar e integrar» para afirmar su «vocación mayoritaria». Para eso, agregó, debe abrir «aún más las puertas de esa casa común» que debe ser el PP «porque esa es la identidad» de su partido, «lo que quisimos que fuera y lo que sigue siendo». A su juicio, esa actitud pasa por mirar atrás y comprometerse «con la unidad, con España y con la libertad» que es lo que identifica a la formación «como la gran fuerza política integradora que ha traído progreso y estabilidad a España». 
El exjefe del Gobierno afirmó que son un partido que sabe lo que es gobernar y que, aunque se ha equivocado en ocasiones y ha podido hacer las cosas mejor, siempre ha acertado «en lo importante». Por eso, apuntó, el Partido Popular está «lejos de las modas políticas estridentes, lejos del griterío de los alborotadores y de la arrogancia de los simplistas». Frente a todos ellos, los populares, añadió, defienden la Constitución «en su letra y en su espíritu, y la defendemos toda». 
Algunas de las mayores ovaciones llegaron en el momento en el que se refirió a la actual situación política con Pedro Sánchez como blanco de sus críticas. A juicio de Aznar, «España tiene planteado un desafío existencial» ante el que PP debe responder «con toda serenidad pero con toda firmeza». Según afirmó, su partido tiene «la responsabilidad de liderar, de impulsar, de convocar al cambio político frente a los que apuestan por el fracaso de España y frente a los que reciben el apoyo de estos». Ese cambio tiene que llegar, explicó, «con los votos» de los españoles. Porque, añadió, si los propios socialistas destituyeron a su secretario general, Pedro Sánchez, por «buscar pactos con los que querían romper España», ahora por lo mismo tiene que ser «destituido democráticamente en las urnas», ya que se ha llegado a «un punto que era casi imposible de imaginar». 
Desde Las Palmas, Sánchez opinó que el problema del nuevo PP es que «quiere ir para atrás y volver a su peor pasado». «No es refundación;se funde con la ultraderecha».