Un toro rompe 6 costillas y parte el esternón a un anciano

Dominguín
-

La víctima quedó inconsciente y fue trasladado de La Puebla de Montalbán al Hospital Virgen de la Salud, donde acabó también un segundo herido con un desgarro en la pierna

Una vaca rompe 6 costillas y parte el esternón a un anciano

Un astado de capa negra sembró el pánico en pocos minutos en La Puebla de Montalbán, pues acometía con fuerza y empuje allá donde era citado. Fruto de ello, vino el primer susto, cuando fruto de un lance con un joven recortador, el toro le siguió con la mala fortuna de embestir contra la liviana valla que protegía la entrada de un portal. Allá entre los nervios y las prisas, uno de los vecinos que se encontraba refugiado, sufrió un aparatoso envite, aplastándole con los cuernos y testuz contra la pared y los barrotes. Quedó inconsciente el varón de 81 años, creándose unos segundos de angustia y desesperación. Acto seguido un grupo de valientes entre los que se encuentra el torero local José Luis Triviño, agarraron al herido y fue trasladado al hospital Virgen de la Salud. Varias contusiones, seis costillas rotas, el esternón partido y posibles lesiones internas fue el parte con el que entró en Urgencias.
Todos los primeros festejos se llevaron a cabo con la normalidad y tranquilidad que buscan quien participa en los encierros y las sueltas de La Puebla de Montalbán. Pero otro año más los toros o novillos que participan en el afamado concurso de recortes, salen a la calle y a la plaza Mayor porticada. Refugios, defensas, cierres y barreras, hechos pensados por y para corres vacas, y que cuando sale un animal que triplica su peso y fuerza ocurre lo que aconteció en esta taurina villa.
El segundo de los heridos estaba contemplando la suelta como un espectador más subido en las talanqueras de madera que hay en la plaza Mayor. Con tan mala fortuna, que al rematar el astado a una altura considerable le produjo una herida amplia y con un gran desgarro desde el tobillo al gemelo. Todo sucedió en escasos cinco minutos lo que hizo que la gente entrase en pánico. Este herido también tuvo que ser trasladado al hospital de Toledo.
Para rematar el festejo, en la propia plaza de palos, el animal tras seguir a varios mozos que se cobijaron en un burladero, lo arrancó de cuajo como si nada.