Policía Local suma a vigilancia de ruido la de medidas Covid

Lola Morán Fdez.
-

El operativo especial que se pone en marcha en estas fechas para evitar el problema del ruido se ocupa de vigilar también el uso de mascarilla y la distancia de seguridad, entre otros

Policía Local suma a vigilancia de ruido la de medidas Covid

La Policía Local suma este verano a la vigilancia para evitar que se produzcan problemas de ruidos en horario nocturno la del cumplimiento de las medidas marcadas por las autoridades sanitarias por la pandemia del coronavirus. Así lo trasladó a este diario la portavoz del equipo de Gobierno y concejala de Seguridad y Movilidad, Flora Bellón, quien recordó que cada año, coincidiendo con la temporada estival, se presta especial atención al ruido en horario nocturno con el fin de que se conjugue el ocio con el descanso de los vecinos.
Para ello, se refuerza el control en zonas como los parques públicos y se patrulla por la ciudad para asegurarse de que se respeta esta condición. Según indicó la edil, la Policía Local «se ve obligada a intervenir ante las múltiples llamadas que se producen por parte de vecinos» que están intentando descansar y, al tener que hacerlo con las ventanas abiertas por el calor de estas fechas, padecen el problema de los ruidos.
Desde el Ayuntamiento reconocen que «es difícil guardar un equilibrio entre esos grupos de personas que salen a tomar el ‘fresco’ con quienes intentan descansar porque se levantan temprano para ir a trabajar», y por ello se refuerza el servicio de vigilancia de la Policía Local en relación a este asunto.
Con este operativo se vigilan la diario los parques y zonas públicas que conforman la ciudad, donde es a partir de las 22 horas cuando comienzan las llamadas relativas a ruidos. La mayor parte de las llamadas que se reciben a diario a partir de las 2 de la madrugada son por ruidos vecinales, si bien antes de esa hora también hay quejas por el ruido que ocasionan las terrazas hosteleras, aunque, en líneas generales, se están respetando los horarios de cierre, según indicó la edil.
Entre los puntos de la ciudad más afectados por el problema de ruidos figuran zonas como el parque Reyes Católicos, la Covacha y la avenida de Salvador Allende frente a los Jardines del Prado. Desde estos puntos se reciben numerosas llamadas de vecinos que se quejan por el ruido de gritos y del jaleo provocado por grandes grupos de personas que se reúnen en estos espacios hasta altas horas de la madrugada.
La Policía acude a aquellos lugares donde los vecinos trasladan estas quejas para que cese el problema. «En muchos casos se consigue, pero hay otras veces en las que al día siguiente se vuelven a producir», reconoció la concejala, quien dijo que cada veranos se repite esta situación y por eso se lleva a cabo este operativo especial por parte de la Policía Local. Se intenta con ello lograr ese equilibrio entre el ocio y el derecho a descansar, si bien «es muy difícil si la ciudadanía no colabora».
Por ello, la concejala aprovechó para hacer un llamamiento a la ciudadanía para que «se respeten esos horarios descanso» y eviten hacer ruidos para que el resto de vecinos pueda conciliar el sueño.
La Policía se ocupa de requerir a quienes están provocando ese ruido para que cesen, y ya si se repite esta situación se procede a levantar acta de constancia y se procede a sancionar.
Medidas anti-Covid. Este año se suma la vigilancia del cumplimiento de las medidas establecidas para prevenir el coronavirus, entre ellas el distanciamiento social y el uso de mascarillas. Sobre este punto, Bellón aseguró que se están registrando «numerosas incidencias» y llamadas alertando de la presencia en la vía pública de «muchos grupos de personas que no guardan la distancia de seguridad, que no se ponen las mascarillas». Algo que, como recalcó, «podría suponer un problema», haciendo hincapié en que se ha detectado no solamente en jóvenes sino en ciudadanos «de todas las edades».
«Hay que evitar la confluencia de muchas personas y, si hay grupos de personas numerosos, al menos mantener esas distancias de seguridad», subrayó la concejala, quien quiso recordar que existe la posibilidad de que haya rebrotes, como se ha producido ya en otras ciudades, donde se ha vuelto al confinamiento. «Eso supondría un paso atrás y perjudicaría a muchos colectivos y a muchos sectores que ahora están empezando nuevamente a iniciar su actividad económica», dijo.
De hecho, los fines de semana esta vigilancia se ha reforzado con una patrulla más de Policía Local para vigilar que no haya concentraciones de jóvenes y botellones en la zona del embarcadero junto al río Tajo. Se controla también el horario de bares con horario especial y que en ellos se respetan los aforos permitidos, se mantienen las distancias de seguridad y no se utilizan las pistas de baile.
Asimismo, la Policía Nacional también se encarga de controlar el cumplimiento de estas medidas marcadas por las autoridades sanitarias ante la pandemia del Covid-19.