«El flamenco es muy grande como para decir 'flamenquito'»

I.G.Villota
-

ENTREVISTA La toledana María Toledo ofrece esta noche un concierto en el Teatro Rialto, en plena Gran Vía, para presentar su disco 'Corazonada' en Madrid

«El flamenco es muy grande como para decir ‘flamenquito’»

María Toledo atiende el teléfono en capilla, como ella dice. Fue el pasado viernes. Quedan unos días para la celebración de un gran concierto (esta noche en el Teatro Rialto) y confiesa estar un poco nerviosa. Nerviosa y emocionada. Presenta en Madrid su último disco ‘Corazonada’, el primero escrito íntegramente por ella y el primero con la discográfica ‘Universal’, aunque el quinto de su carrera.
Asegura estar muy enamorada de su marido, el torero sevillano Esaú Fernández, con quien contrajo matrimonio en Toledo en octubre de 2018. Pero también canta al amor por sus padres y su hermana Irene. En noviembre estuvo en los Gammy Latinos, ha cantado en numerosos países del mundo, pero ahora tiene un sueño: presentar ‘Corazonada’ en la plaza del Ayuntamiento de Toledo en el Corpus. «Cantar en mi tierra mirando a la Catedral», imagina.
¿Qué sensaciones tienes de cara al concierto en el Teatro Rialto de este lunes?
Es la presentación oficial en Madrid de ‘Corazonada’, un disco que me ha traído mucho amor, que es el que tengo, y viene en un momento de mi vida de madurez, además de que he compuesto todas las canciones que forman parte de él.

¿Qué van a encontrar los espectadores?
Es un concierto para llevar mejor la cuesta de enero y para pensar que la música nos une a todos, al final es lo que nos pone de acuerdo. Va a ser en plena Gran Vía madrileña en el lugar donde  debutó ‘El Último Cuplé’ de Sara Montiel. Es un teatro histórico de Madrid y voy a darlo todo.

¿Qué tiene de especial ‘Corazonada’?
Es el primer disco en el que he compuesto yo todos las canciones. Nunca lo había hecho. Anteriormente había escrito algunas, pero no el disco íntegro. Este trabajo también me lo he producido y he cambiado de discográfica, ahora estoy en ‘Universal’. Son muchas cosas muy bonitas.

¿Qué te motiva al componer?
Hoy me motiva la sensación imaginaria que tengo de querer tener un bebé. Me motiva el amor que tengo hoy y también el amor que siento hacia mis padres y hacia mi hermana. Nunca lo había dicho en un disco cantando. Antes tenía una franja entre la María persona y la María que salía al escenario y al final son la misma persona y me apetece contar mis cosas y revivirlas sobre el escenario.

¿Hablas de amor que no de desamor, aunque el desamor es el gran tema universal?
Sí, porque es lo que todo el mundo seguro que ha tenido. Dicen que se compone mejor viviendo un desamor, pero no estoy de acuerdo. Se compone cuando tienes las ganas y la actitud de componer, no tienes que estar pasando un mal momento. Yo ahora estoy en un momento dulce de mi carrera y personal y no creo que tenga menos motivación que cuando he estado triste.

¿Por qué has decidido escribir el disco íntegro tú?
Ha salido así. A veces no tienes canciones y hay que forzar la máquina y otras veces salen solas. No ha habido una premeditación. Me fui a Andalucía a componer y me hice el disco entero.

Eres una defensora del flamenco, dejando claro que no todo es flamenco y que a veces cantas canciones aflamencadas.
Soy una profunda admiradora del flamenco y defensora de la verdad. Creo que es necesario que existan ambas corrientes. Yo empecé con una corriente clásica, ortodoxa, conociendo todos los palos del flamenco y circulando por los circuitos típicos del flamenco. Iba cantando por peñas, concursos o festivales para fraguar mi carrera desde el principio desde las bases.
Ahora soy una persona contemporánea. Eso no significa que no conozca los cantes antiguos y la base del flamenco. Pero sí me gusta que haya una diferenciación. Que cuando se hace flamenco auténtico e histórico se diga, pero cuando se hace una corriente moderna o una reinterpretación que no se le diga que es flamenco. Eso son canciones aflamencadas. Y prefiero decir eso a utilizar la palabra ‘flamenquito’. No me gusta, porque no existe. Existe el flamenco, las canciones con tintes aflamencados, pero yo no conozco ninguna corriente denominada ‘flamenquito’.

¿Te chirría?
No me gusta. No sé quién se ha inventado ese término. Es que el flamenco es muy grande como para decirlo en chiquitito, en diminutivo.

Tú eres uno de los referentes del flamenco actual.
Me siento así porque en mis conciertos hago dos o tres palos de flamenco y hago recitales en los que solo canto flamenco. Pero siempre delimito bien lo que voy a hacer en casa show. Ahora se lleva mucho decir ‘la artista flamenca...’, pero hay que tener cuidado y ver cuánto tiene de flamenca esa persona.

¿Rosalía es flamenca?
Por supuesto que es flamenca. No me gusta criticar al que triunfa. Me parece mediocre criticar porque uno no ha llegado a eso. Rosalía tiene una gran valía. Es una corriente contemporánea. Ella mezcla otras músicas modernas. Yo lo que hago es una visión particular del flamenco y todavía no he mezclado con trap o reguetón.

¿Qué se siente cuando estás en los Grammy Latinos?
De niña siempre soñé con momentos bonitos, pero no llegué a imaginar que me iba a pasar todo lo que me pasó, estar en los Latin Grammy en dos ocasiones, y esta he vuelto por el 20 aniversario. He estado muy feliz.

Has tenido colaboraciones con artistas importantes, desde Miguel Poveda a María Jiménez. ¿Con quién sueñas?
Me gustaría cantar con Alicia Keys, con Alejandro Sanz, me gustaría recitar a Camarón… Jamie Cullum, Vicente Fernández… por soñar…

¿Tienes previsto venir pronto por Toledo?
Me encantaría presentar el disco en el Corpus de Toledo y cantar en mi tierra mirando la Catedral.