Museo del Greco y Sefardí reciben una media de 30 visitantes

ADM / TOLEDO
-

Confían en que las cifras aumenten a partir del martes, una vez se permita viajar a los turistas procedentes de Madrid. La directora del Sefardí destaca el reencuentro con el visitante local

Museo del Greco y Sefardí reciben una media de 30 visitantes - Foto: David Pérez

Museo del Greco y Museo Sefardí están alcanzando en torno a 30-40 personas de media durante sus primeros días de apertura. El pasado jueves 11 de junio, fiesta del Corpus Christi, el Sefardí registró su cota más alta: 80 personas. Son cifras sensiblemente inferiores al millar de visitantes al día que de media registraba el Museo del Greco por estas fechas en años anteriores, contando buen tiempo, fiestas del Corpus, visitas de colegios y grupos de turistas. Visitantes que ahora son en su mayoría vecinos del barrio de la Judería o miembros de la pequeña comunidad organizada alrededor de cada uno de estos dos museos, la cual ha estrechado sus lazos estos últimos meses a través de conferencias, propuestas musicales y otras alternativas online.
Juan Antonio García Castro, responsable del Museo del Greco, confía en que se produzca una «afluencia gradual» y que las cosas cambien a partir del martes que viene (el lunes el museo permanecerá cerrado, como suele suceder), una vez que sea posible la llegada de turistas procedentes de Madrid. Es consciente del privilegiado espacio que son sus jardines y confía en que pronto pueda regresar la actividad a ellos en forma de campamentos infantiles, talleres para familias o pequeños conciertos.
Carmen Álvarez Nogales, directora del Sefardí desde hace muy poco tiempo, es optimista y agradece el apoyo que estos días están prestando al museo los visitantes de la ciudad. «Es una etapa difícil, pero nos ha permitido empezar de cero, medir la realidad local, los intereses e inquietudes de los toledanos. En este sentido, creo que va a ser un buen inicio».
Ambos centros cumplen las medidas establecidas por Sanidad y que les han llegado a través de organismos como la Subsecretaría del Ministerio de Cultura y la Subdirección de Museos Estatales. Entre ellas están las habituales, como el empleo de mascarillas, hidrogeles alcohólicos a disposición de los visitantes, medidas de distancia de metro y medio... Afortunadamente, en los museos, los técnicos y vigilantes de sala están acostumbrados al control de aforos -siempre necesarios, pues los visitantes no pueden acercarse en exceso a las piezas, y las aglomeraciones pueden afectar a las condiciones de conservación de las piezas expuestas- y también a la idea de recorridos predeterminados, pues normalmente se sigue una dirección establecida.
Aún es pronto para saber cuándo abrirán las tiendas de los museos -su gestión no depende de Toledo, sino del convenio con la empresa Palacios y Museos-, pero de momento, dado el reducido número de visitantes, permanecen cerradas. 
Tampoco es posible conocer las previsiones a medio-largo plazo. Los compromisos expositivos y las programaciones de ambos museos quedaron interrumpidos con el confinamiento, de manera que aún es posible disfrutar de propuestas anteriores a la crisis (como las pinturas de Orrente procedentes de La Guardia en el caso del Museo del Greco), pero no saber qué propuestas podrán organizar a la vuelta del verano. El Museo Sefardí mantiene reuniones periódicas con el Ayuntamiento para ofrecer iniciativas al turismo cultural lo antes posible. Es consciente, por otra parte, de que iniciativas como la grabación de las conferencias para su posterior difusión a través de la web es una tendencia que ha llegado para quedarse.