Magro: «Mis propios compañeros eran la oposición»

J.M.
-

Magro defiende el año de gestión en Cabezamesada sin el apoyo de los concejales de su partido, que habían criticado determinadas decisiones del regidor, como cerrar la piscina

El alcalde: «Mis propios compañeros eran la oposición»

El alcalde de Cabezamesada, José María Magro, quien presentó el martes la dimisión como alcalde y concejal de este municipio de 350 empadronados, publicó ayer en la cuenta del Ayuntamiento en una red social un comunicado con apariencia de desahogo. «A los dos meses de ocupar mi cargo, me di cuenta de que la oposición no era mi adversario, eran mis propios compañeros. Unos, por el ansia de poder. Otros, por necesidades», señaló en el escrito.
Magro, quien ha estado al frente del Consistorio durante un año, lamentó que el listado de la candidatura fue impuesto (se entiende que por los cargos del Partido Popular) y mencionó un escrito presentado el pasado 28 de mayo por tres compañeros suyos del equipo de Gobierno contra decisiones y el comportamiento del alcalde de ámbito municipal, como ordenar el cierre de la piscina este verano a consecuencia del coronavirus. «El que más y el que menos de los vecinos del pueblo sabe que he estado solo, trabajando sin ningún apoyo, con alguna llamada perdida en el tiempo, alguna visita a primera hora de la mañana, que no soluciona nada del mucho trabajo que hay que realizar», sostiene.
El texto del alcalde deja entrever la celebración de un Pleno extraordinario como reprobación de la gestión «con la excusa de la decisión de no abrir la piscina». Este diario intentó ayer, sin éxito, contactar con el alcalde de Cabezamesada para recabar más información sobre la decisión de la dimisión irrevocable.
El alcalde de Cabezamesada defiende además que ha acometido durante este año la obra del atrio de la iglesia, la reforma de la piscina municipal, la acera del perímetro del colegio, el alcantarillado de las empresas de la gasolinera y la remodelación del interior del centro médico. Todo con una inversión de unos 190.000 euros.
Cabezamesada figura entre los municipios más pequeños de la provincia, pero el escrito publicado por el alcalde evidencia un ambiente más que enrarecido en la política local. «Esta vida municipal se asemeja a la vida salvaje. El león caza, las hienas le quitan la presa, y entre estos y los buitres carroñeros se comen la pieza. Pues que les aproveche», afirma.
El alcalde apela, por último, a la honradez de su gestión en el año al frente del Ayuntamiento de Cabezamesada:«Yo me voy, pero con la cabeza alta, sin avergonzarme de mi labor, con las manos limpias. Cualquier persona puede dirigirse a la secretaria interventora, para que compruebe mi declaración de bienes que hice cuando entré en política y comprobar que no ha habido enriquecimiento ilícito».