Isabel Fernández rema hacia París

J. M. Loeches
-

La karateca ha comenzado a practicar piragüismo adaptado y tiro olímpico para diversificar su práctica deportiva y llegar a unos Juegos

Isabel Fernández rema hacia París

Isabel Fernández tiene una obsesión: el deporte. Y también tiene un sueño: estar en unos Juegos Paralímpicos. Como la vía del parakárate se ha puesto muy complicada, el confinamiento le ha hecho reflexionar y ha optado por abrir el abanico de deportes para seguir practicando la actividad física y así llegar hasta París 2024.
Ésos son los planes de la toledana, que esta misma semana ha fichado por el CD Toletum Kayak para realizar piragüismo adaptado. A la misma vez, aprovecha su trabajo en la Academia de Infantería para practicar también tiro olímpico. Por un camino o por otro, Isabel quiere alcanzar las Paralimpiadas. La crisis del COVID-19 le permite pensar todavía en Tokio, pero con las listas prácticamente cerradas y sin tener claro el calendario de competiciones, prefiere poner el hito en la capital francesa dentro de cuatro años.
«Podía haber competido en marzo en el Europeo y estar ahora preparando el Mundial, que parece que va a suspenderse, de ahí que me plantease hacer otros deportes», explica la campeona del Mundo de parakárate. El Comité Paralímpico Español se puso en contacto con ella para despejarle el camino y le propuso, además de las dos disciplinas elegidas, hacer atletismo, remo y esgrima. «El piragüismo es más aeróbico que el kárate y eso me permitirá ponerme más en forma», reconoce.
Esta misma semana ya se ha ejercitado con su nueva entrenadora, Sira, en el pantano de Argés y los resultados no pueden ser mejores. «Me dice que puedo progresar mucho porque vengo con una base muy buena», explica. De hecho, no es de extrañar que la capitalina se inscriba en las próximas citas nacionales de piragüismo adaptado, con el objetivo de obtener después el billete para los campeonatos internacionales.
Va a compatibilizarlo con los entrenamientos de kárate, aunque a día de hoy no los ha retomado presencialmente porque se prevé que no haya Mundial en noviembre y «cuesta mucho mantener un nivel alto si no hay una competición a la vista». En la Academia de Infantería, uno de sus jefes hace las labores de entrenador de tiro olímpico, otra modalidad en la que Isabel Fernández también quiere meter la cabeza. «Luego ya veremos lo que se me da mejor o lo que me gusta más, pero quiero tener varias opciones», reconoce.
Y es que, el parakárate solo le presenta un par de citas importantes al año y en laLiga Nacional no hay más competidoras. No lo va a dejar, como tampoco la meta de representar a España en unos Juegos Paralímpicos. Y ahí, la senda del parakárate está más que obstruida.