WWF y Transición Ecológica marcan un buitre 'centinela'

A. Criado
-
Momento en el que técnicos de WWF y el Ministerio para la Transición Ecológica marcan al pollo de buitre negro capturado en Almadén. - Foto: La Tribuna

El pollo contará con un emisor GPS que permitirá su localización continuada a lo largo de varios años después de contabilizarse hasta 80 muertes por venenos

Técnicos de la organización conservacionistaWWF y del Ministerio para la Transición Ecológica marcaron este lunes un pollo de buitre negro en Ciudad Real con un emisor GPS que permitirá su localización continuada a lo largo de varios años. Fue capturado en su nido, en el término municipal de Almadén, y se suma a las otras aves rapaces en peligro (alimoches, águilas, milanos y quebrantahuesos) que han sido marcadas en los últimos años para que actúen como centinelas del veneno en la región.
Este marcaje se enmarca dentro de la campaña ‘Centinelas del veneno’ que desarrolla WWF España y la Fundación MAVA, con la colaboración del Grupo para la Recuperación de la Fauna Autóctona (Grefa), el Gobierno de España y la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha. Su localización no fue elegida al azar, ya que «Ciudad Real ha sido la provincia española donde se ha encontrado una mayor cantidad de ejemplares de buitre negro envenenados».
en la zona oeste. Así lo subraya a La Tribuna Carlos Cano, técnico de Conservación de Especies de WWF, que precisa que en Ciudad Real, entre 1992 y 2017, fueron hallados un total de 76 ejemplares de buitre negro muertos por envenenamiento (el segundo territorio del país por detrás de Huelva), la inmensa mayoría en la zona oeste de la provincia, en el entorno del Parque Natural del Valle de Alcudia y Sierra Madrona y la comarca de Almadén. De hecho, casi un tercio de los buitres (24) fueron encontrados en el término municipal de Almodóvar del Campo. Abenójar (16) y Retuerta del Bullaque son otros de los términos más conflictivos. El resto de ejemplares fallecidos por veneno se reparten en otros 21 municipios, entre los que se encuentran, por ejemplo, Agudo, Almadén, Piedrabuena, Mestanza, Fuencaliente y Valdemanco del Esteras.
Cano explica que el buitre negro marcado en Almadén volará como centinela por las zonas ganaderas y cinegéticas de los alrededores de su zona de nacimiento, como el Valle de Alcudia, la comarca de Almadén y otras limítrofes de Andalucía y Extremadura. Allí se alimentará principalmente de cadáveres de ganadería extensiva, siendo un aliado de los ganaderos al prevenir enfermedades y epidemias.
WWF aprovechó el marcaje para hacer un llamamiento a aquellos que aún pueden estar utilizando cebos envenenados en estas comarcas de Ciudad Real y de otras provincias cercanas para eliminar zorros u otros carnívoros que les pueden suponer molestias. La organización recordó que «sólo se pueden utilizar métodos legales para la captura de depredadores, pero nunca veneno, ya que es un delito que, de ser descubierto, ocasiona importantes sanciones, la pérdida de subvenciones y fuertes multas».
El responsable de la ONGinsiste en que el seguimiento de ejemplares de buitres y otras aves carroñeras «ha permitido en los últimos años incrementar el éxito en la persecución del delito de utilización de cebos envenenados en España». Destaca además el trabajo desarrollado por la Guardia Civil y los agentes medioambientales, al tiempo que reclama una mayor coordinación entre estos cuerpos para ser más eficaces en la lucha contra estos delitos medioambientales, la celebración de jornadas para concienciar al sector ganadero. Para ello, WWF solicitará una reunión con el nuevo director provincial de Medio Ambiente y el responsable del Plan Regional de  lucha contra el uso ilegal de venenos en el medio natural.