Un foco de dudas

J. M. Loeches
-

El CD Toledo vuelve a tropezar en Cuenca en un partido demasiado dividido y en el que volvió a carecer de solidez en la parcela defensiva (3-2)

Un foco de dudas - Foto: UB Conquense

Últimamente el Toledo es imán para las dudas. Un foco para atraer el nerviosismo. Las tres derrotas en los cuatro partidos más cercanos le han metido en una dinámica extraña y hasta impropia de un equipo que quiere luchar por los ‘play off’. Pero la derrota en La Fuensanta t iene sus matices, como siempre, sobre todo por esos detalles que esta vez cayeron del otro lado y porque la solidez defensiva parece que es cosa del pasado.
Nadie pudo coger el timón de los primeros minutos. Los dos equipos, cómodos con la pelota, quisieron llegar de primeras para imponer el miedo en el contrario. Y el que lo consiguió pronto fue la Balompédica Conquense, con una jugada de Mayordomo por la derecha en la que se fue de fuera hacia adentro para poner un pase a la espalda de Robles que José Vega solamente tuvo que cruzar ante la salida de Machuca.
El tanto dejó bastante frío al CD Toledo, que evitó arriesgar desde atrás con la pelota. Aún así, Pituli filtró un pase de los suyos a Titi, pero se pasó de velocidad porque el guardameta Isi Jareño se adelantó al africano.
Un foco de dudasUn foco de dudas - Foto: UB ConquenseEl cuadro blanquinegro le había dado la pelota a los de Manu Calleja, pero con la condición de salirle en velocidad tras recuperarla. De ahí que en el minuto 14, Zequi tuviera otra opción clara, en dos ocasiones. En el rechazo disparó cruzado, aunque esta vez se marchó fuera por poco. Estaba asustando el equipo de Nacho Alfonso con sus contragolpes y, en uno de ellos, Mayordomo probó de nuevo si es verdad que Machuca está tan bien como demostró el pasado domingo en Azuqueca. El cebollano se tiró abajo para detener el balón.
Sin embargo, es verdad que los verdes ganaron en presencia. Mejoraron bastante la cara y sus maneras en el partido hasta que lograron empatar. Mario García cogió el cuero en la frontal del área, se metió hacia adentro y puso un balón al segundo palo que Pituli cabeceó al fondo de las mallas. El gaditano juega de pivote, pero volvió a demostrar que es más decisivo en la parcela ofensiva del campo.
El choque se mantuvo entre Pinto y Valdemoro. Ninguno quería poner la carne en el asador sabedor de que el contrario tiene dinamita. Y el que probó de esa medicina fue otra vez el CD Toledo. Un balón largo a Canty lo convirtió en una control orientado magnífico que permitió al ‘9’ marcharse en solitario por la banda derecha. Balón atrás e Iván Rubio que metió un derechazo abajo que se metió en la portería toledana. Un minuto le f altó al conjunto de Manu Calleja para marcharse al descanso con un resultado menos agresivo.
El inicio de la segunda pare no fue el deseado. Apenas mostraron los dientes los toledanos y sí que llegó un par de veces más el Conquense, aunque sin tampoco sustos excesivos. No le estaba gustando el escenario a Manu Calleja y, por eso, a los diez minutos de la reanudación movió el banquillo, con la entrada de Esparza por Robles. Cambio de lateral derecho. Quizás le estaba dejando dudas. Pues el efecto fue instantáneo. Y no por la permuta. Sí porque a Fran Montávez le salió un pase milimetrado a la espalda de la defensa y sí porque el remate de cabeza de Traoré fue perfecto para que espacapase a las manos de Isi Jareño.
El costamarfileño se estaba entonando en este segundo acto y estuvo cerca de quedarse solo ante el portero apenas un minuto después. Sin embargo, le hizo falta a un contario y encima vio la cartulina amarilla. El partido se encontraba en un punto bonito para el espectador pero horrible para los entrenadores, con intercambio de golpes y sensación de peligro constante en cada área.
Y en el minuto 69, el recién salido Basi se marchó por el costado derecho y metió el balón al área para que Manzano, con la pierna derecha, pusiera en el esférico en la red sin oposición. Este tanto levantó las orejas del CD Toledo, que empezó a meter balones en el área del Conquense para recuperar la igualada.
El técnico cántabro decidió quitar a Pituli para meter a Álex Jiménez. Instantes después, Titi dispuso de una gran opción para el 3-3 después de una jugada por la derecha, pero se tuvo que meter la defensa del Conquense por medio. Todo se volvió un poquito más gris cuando Fran Montávez hizo otra falta merecedora de cartulina amarilla y dejó a su equipo con diez.
Con diez minutos por delante, la respuesta de Calleja fue meter en el campo a Renato para sacar a Cortijo. Riesgo máximo. Canty ya pudo marcar el cuarto perfectamente de no ser por la estirada de Machuca. Para colmo, al filo de cumplirse el tiempo reglamentario, Renato cortó con falta un contragolpe de los locales y Huertas Monreal le mandó a la ducha, por lo que el CD Toledo encaró los cinco minutos de descuento con dos piezas menos. Si ya era improbable sacar algo positivo, se puso imposible.
Y así fue, el encuentro fue consumiéndose sin nada que hacer más que pensar en el siguiente encuentro frente al CD Madridejos y en cómo se explica que se encajen tan pocos goles en 18 encuentros y en solamente dos se hayan recibido seis, tres en Tarancón y tres en Cuenca.