El Soliss Talavera gripa al final

La Tribuna
-

Los de Raúl Aceña, que aunque haciendo un mal partido llegaron a adelantarse por dos veces en, vieron cómo el Bisontes Castellón se llevó el triunfo (2-3)

El Soliss Talavera gripa al final

No fue un buen partido del Soliss Fútbol Sala Talavera  frente al Bisontes Castellón. Había que dar la talla ante un rival directo por la permanencia y el equipo de Raúl Aceña no lo hizo, al ceder de nuevo víctima de sus propios errores.
Además, no hubo la garra de hace un par de semanas en Murcia, como tampoco se vio esa sintonía de otras veces con los que están al otro lado del 40x20. En resumidas cuentas, el equipo estuvo desconectado, sin alma, y eso lo acabó pagando con una derrota. Los talaveranos, pese a ejercer como locales, nunca estuvieron cómodos sobre el terreno de juego y sólo cuando el partido se agitaba un poco conseguían entrar en el mismo.
Y es que Bisontes Castellón dominó gran parte de la cita y lo hizo mordiendo arriba. A Talavera le costaba sacar el cuero de su campo, pero cierto es que cuando lo hacía bien conseguía sacar algún rédito. De esta manera la tuvo Jesús Jiménez sacando Juanito su tiro bajo palos, como más adelante el propio jugador talaverano con un remate tras forzar, Justo Cáceres una falta en la frontal, que se estrellaba en el travesaño.
Antes de esa última acción los de Manuel Collado ‘Manolín’ no es que se hubieran prodigado tampoco mucho, pero Diego la tuvo a bocajarro ante Gonzalo ganándole el meta la partida, Malawy vio cómo un balón regalado en la frontal se le iba lamiendo el palo y Chema metía la bola al área y se encontró que no había rematador.
Intentó agitar la coctelera Raúl Aceña y encontró en Chencho una solución. Al canterano se le vio desparpajo, sin miedo de jugárselas de último, aunque algún susto se llevó la parroquia local, y por lo menos con él llegó algo diferente. Quizá fueron los mejores minutos de los locales sobre la pista consiguiendo ponerse por delante en el marcador. En una acción donde todos participaron, Panucci recibía en el costado y batía de remate cruzado a Salah.
Y con el 1-0 apareció Anass y con éste dos acciones clarísimas con las que pudo poner más tierra de por medio el equipo talaverano. En la primera se encontró con el meta y en la segunda, con éste superado en remate de vaselina, vería como el poste repelía su remate perdiéndose una valiosa ocasión. De lo que pudo ser el 2-0 se pasó al 1-1 con un zapatazo inapelable de Tití que antes de colarse pegóen el palo izquierdo.
No se desanimó el conjunto local en un partido que estaba algo movido y así parecía la única forma de hacer daño al conjunto castellonense. En una acción de pívot Sergio dejaba la pelota a Quique Hernando y este ponía la pelota en la escuadra (2-1).
Empezó la segunda parte y lo hacía muy mal para los intereses locales. Los visitantes lo intentaron varias veces hasta que encontraron el empate tras llevarse Malawy la bola y servir para que Tití hiciera el gol del 2-2. Intentó reaccionar el conjunto local, pero la chispa no encendía la llama. Quedaban 10 minutos y a Raúl Aceña no le quedaba otra que gastar su tiempo muerto.
Y el tiempo muerto no solucionó mucho porque dos fueron los palos del Bisontes Castellón a sendos remates de Genís y de Diego. El cuadro talaverano se metió en el partido tras la expulsión de Pipi tras ver la doble amarilla. Dos minutos de superioridad para volver a tomar el mando, pero la puntería no acompañaba. El tiempo corría y el Talavera aumentaba los riesgos y justo cuando la penalización expiraba una pérdida dejaba a tres visitantes contra Gonzalo ejecutando Malawy el gol. Se la jugó de cinco y el equipo movió y no se precipitó pero la ansiedad le mató.